💬

La eficiencia tiene que primar en la respuesta al ciclón Fiona

Nota del editor: Te invitamos a mantenerte bien informado durante esta emergencia. Accede libre de costo a todas las noticias y actualizaciones relacionadas con el paso del huracán Fiona por Puerto Rico.

---

Mientras los vientos y las lluvias del huracán Fiona arreciaban sobre Puerto Rico, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, emitió una oportuna declaración de emergencia para la isla. Su puesta en vigor requiere acción rápida y eficiente de parte de las autoridades puertorriqueñas, con colaboración cercana del gobierno federal.

Las comunidades y las infraestructuras vitales afectadas requieren la respuesta ágil más inmediata. Es alta prioridad que ninguna persona o familia quede desamparada o en condiciones de peligro. También deben atenderse las rutas obstruidas o colapsadas que son esenciales para la movilidad de la gente y de los trabajadores de respuesta a la emergencia.

Las zonas de preocupación particular incluían el suroeste y el centro de la isla, aunque la precipitación se ha manifestado copiosa y sostenidamente por todo el territorio.

Paralelo a las gestiones de mitigación inmediata deben llevarse a cabo las evaluaciones precisas de los daños causados por Fiona. En esta tarea, es imprescindible la coordinación de las entidades estatales y municipales con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA).

La acción del presidente Biden autoriza al Departamento de Seguridad Interna y a FEMA, que es parte de ese departamento, “a coordinar todos los esfuerzos de socorro en casos de desastre que tengan el propósito de aliviar las dificultades y el sufrimiento causados por la emergencia en la población local”. La declaración emitida temprano ayer, domingo, establece la prioridad de proteger la propiedad y la salud y seguridad pública, y de tomar acción para disminuir o evitar la amenaza de una catástrofe en los 78 municipios de Puerto Rico. La gestión presidencial es muy meritoria.

Ante Fiona, igual que ante otros fenómenos atmosféricos, el sistema de energía eléctrica sigue siendo el mayor desafío para la sobrevivencia, así como para la recuperación de las actividades sociales y comerciales en Puerto Rico. La medicina, la productividad económica, las telecomunicaciones, y hasta el agua potable en cierta medida, están entre los principales dependientes de la energía. A raíz del apagón general que se ha registrado poco después del mediodía, restablecer la electricidad es tarea impostergable. De ninguna manera puede ocurrir ni un asomo de la tragedia sufrida por el pueblo de Puerto Rico tras el azote del huracán María.

Desde el sábado en la tarde, el impacto del fenómeno atmosférico comenzó a sentirse en decenas de municipios donde la crecida de ríos inundó tramos de carreteras y otras zonas. Cientos de personas que residen en áreas inundables o susceptibles a deslizamientos de terrenos se movilizaron a las casas de familiares o a refugios habilitados por el gobierno desde el viernes. La respuesta receptiva a las exhortaciones de seguridad de las autoridades ha sido atinada y poco antes del mediodía cerca de 800 personas se encontraba en 118 albergues estratégicamente localizados. Estas reubicaciones preventivas son clave para evitar que personal de rescate tenga que poner en vigor operativos de alto riesgo en caso de identificar a personas en situaciones peligrosas a causa del huracán.

En momentos de incertidumbre, la cooperación ciudadana es invaluable. Prestar atención a los avisos noticiosos y no exponerse a accidentes es lo sabio. La solidaridad entre vecinos fortalece a las familias y a las comunidades, y actúa como liberador del estrés y de la angustia. La solidaridad debe provenir también de los sectores empresariales, incluidos los comerciales manteniendo precios justos en estas horas de necesidad.

Muchos de nuestros conciudadanos habrán de dedicar largas horas para restituir los servicios o para asistir a las personas más necesitadas. A ellos y ellas nuestro profundo agradecimiento, enfatizándoles que también protejan su propia vida.

Corresponde al gobierno el liderato de las gestiones de asistencia y recuperación de los estragos que Fiona ocasione. La organización óptima será clave para superar, lo más pronto posible, los daños provocados por el huracán. La respuesta que se le brinde a esta emergencia medirá la capacidad de nuestro país para enfrentar fenómenos similares o más fuertes, y acelerar en la aún pendiente recuperación del ciclón María.

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: