Yarimar Bonilla
💬

Sin miedo a soñar

El mes pasado en este espacio me dediqué a explorar las fantasías del colapso. En aquel entonces no me podía imaginar las transformaciones políticas que se aproximaban. Aunque ya se comenzaba a forjar la idea colectiva de que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares debía salir del poder y que los ciudadanos debían ser los agentes de su destitución, mi pesimismo no me dejaba darle rienda suelta a la imaginación y diagnostiqué lo que veía como una fantasía.

Otras columnas de Yarimar Bonilla

lunes, 21 de septiembre de 2020

La caravana de Bad Bunny

Bad Bunny nos ayudó a recordar que aun en la pandemia, la crisis, y repetidos desastres existen formas de gozar, escribe Yarimar Bonilla

sábado, 5 de septiembre de 2020

Una blanca que quiso ser boricua

Lo que Jessica Krug realmente adoptó no fueron las tradiciones de negros y latinos, sino las posturas de la supremacía blanca colonial al apropiarse y adueñarse de lo que no le pertenece, escribe Yarimar Bonilla

miércoles, 22 de julio de 2020

El costo del turismo

El contexto de la pandemia nos muestra, de la forma más extrema, cómo una economía que gira alrededor de los anhelos y antojos del ‘visitante’ literalmente pone en riesgo la vida y el bienestar de los residentes, escribe Yarimar Bonilla

domingo, 19 de julio de 2020

La sociedad del riesgo

En el aniversario de nuestra más reciente catarsis social deberíamos preguntarnos cómo organizar nuevamente nuestro coraje para que el verano del 2019 no sea un episodio aislado, sino el principio de una nueva era de riesgos políticos, dice Yarimar Bonilla