Kevin Miguel Rivera Medina

Punto de vista

Por Kevin Miguel Rivera Medina
💬

26 de abril y los aspirantes presidenciales

Un día como hoy, en el 1929, la pena de muerte fue erradicada del Código Penal de 1902. La postura de Puerto Rico en rechazo a la pena de muerte se solidificó al elevar su prohibición a al texto constitucional.

Sin embargo, en Puerto Rico aplica el Capítulo 228 del Tomo 18 del Código de los Estados Unidos, sobre la aplicación de la pena capital. Las autoridades federales en Puerto Rico, en años recientes, fueron muy activas en buscar una sentencia de muerte para varios casos que se ventilaron en el Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico, sin conseguirlo.

En los Estados Unidos se observan avances significativos para el abolicionismo. Las ejecuciones están en su nivel más bajo en los últimos 25 años, mientras las sentencias de muerte se redujeron a los menores números en 40 años. De casi 3,000 convictos en los corredores de la muerte, sólo 60 (2%) son convictos federales, los demás casos pertenecen a jurisdicciones estatales. Sin embargo, la jurisdicción federal es la que nos afecta directamente.  

En este año de elecciones presidenciales debemos de repasar las posturas de las personas precandidatas que siguen con vida en la carrera presidencial al día de hoy.  El gobernador de Ohio, John Kasich, creyente en la mal llamada justicia retributiva, ha expresado un fuerte apoyo a la pena de muerte. Votó en contra de sustituir la pena de muerte por cadena perpetua; votó en contra de mantener el recurso de habeas corpus durante el proceso apelativo, y votó a favor de hacer el proceso apelativo más difícil para los convictos.

Por su parte, Donald Trump ha apoyado las ejecuciones mandatorias (todo el que sea encontrado culpable del delito, será ejecutado, sin importar factores mitigantes), en especial para casos de policías asesinados; aunque se ha resuelto que ello es inconstitucional. Su apoyo a la pena de muerte incrementa ante crímenes que se discuten públicamente, a manera de demostración de coraje. Ha apoyado la pena de muerte para acusados que luego han sido encontrados no-culpables.

El Senador Ted Cruz, por su parte, también apoya la pena capital, de manera obsesiva, según se ha informado. Ha sido relacionado con fiscales acusados de conducta impropia en casos de pena de muerte en Texas, el estado con mayor número de exonerados. Cruz fue Fiscal General en Texas, donde defendió ejecutar a enfermos mentales y en casos sin víctimas fatales.

La exsenadora y exsecretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton, ha manifestado su apoyo a la pena de muerte. Entiende que debe de aplicarse a casos limitados, como terrorismo.  Reconoce que la pena de muerte, en especial a nivel estatal, ha sido aplicada de manera discriminatoria e injusta, pero no apoya la abolición. Expresa confianza en la aplicación de la pena de muerte bajo el sistema federal, que es el sistema que intenta aplicar la pena de muerte en Puerto Rico.

El senador por Vermont, Bernie Sanders, apoya laabolición de la pena de muerte y cree en la cadena perpetua para los delitos más terribles, como en el caso de terrorismo. Ha indicado que el gobierno no debe de matar a sus ciudadanos, que el Estado no debe de ser parte del negocio de matar personas. 

Las posturas de los mencionados candidatos con relación a la pena de muerte son un elemento a evaluar para quienes decidan participar de las primarias presidenciales en Puerto Rico. Será la postura del ejecutivo federal la que incida en la aplicación de la pena capital a nivel federal.

En este aniversario de la abolición, reafirmemos que la pena de muerte NO VALE LA PENA.

[1] Presidente de la Comisión sobre Pena de Muerte del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico; Vice Presidente de la Coalición Mundial Contra la Pena de Muerte.

Otras columnas de Kevin Miguel Rivera Medina

martes, 9 de octubre de 2018

Pena de muerte: ejecución, previa humillación

Kevin Miguel Rivera Medina, presidente de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, expresa que de los 198 países representados en Naciones Unidas, 56 practican la pena muerte