💬

A ponerse en los zapatos de los cuentapropistas

Son ciudadanos de a pie. No trabajan en el gobierno, tampoco para un patrono privado. Son los que se llaman “los cuentapropistas”. Un grupo de personas que un día se aventuraron a abrir “su kiosko”, su propio negocio de ventas o servicios, arriesgándolo todo, confiando en sus habilidades y, por qué no decirlo, con los dedos cruzados, con temor, pero apostando a su empeño, con deseos de trabajar y contribuir a nuestro país.