Pablo José Hernández Rivera
💬

Alelo Cuchin

Alelo Cuchin, sin acento en la i, te rascaba la cabeza con fuerza y te asfixiaba con sus abrazos. Cuando lo hospitalizaron en noviembre, nos miró a Erwin, Hans y a mí y nos dijo, “qué mayor alegría que estar aquí con mis tres nietos”.

Otras columnas de Pablo José Hernández Rivera

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: