Orlando Parga
💬

Caín anda suelto en primarias

En tiempos de paternalismo democrático cuando las candidaturas se escogían desde la azotea del alto liderato partidista, se justificó aquella iniquidad aduciendo que el pueblo no sabría escoger los mejores candidatos por medio de una campaña fratricida con ataque personalista entre correligionarios rivales. En 1968 el Partido Nuevo Progresista cerró esa época promoviendo el mecanismo de primarias para escoger sus candidaturas. Al partido Popular Democrático le tomó más tiempo hacer la transición democrática… es ahora, en 2020, que finalmente recurre a primarias para escoger su candidato a gobernador.

El proceso requiere controles. Con el episodio de Caín y Abel la Biblia nos enseña que cuando los hermanos pelean, el resultado puede ser sangriento. La campaña de primarias es un campo de batalla de “hermanos de partido” que se pelean una candidatura a puesto electivo y si el partido no impone restricciones, la sangre llegará al río. Eso anda peligrosamente ocurriendo en la competencia entre la gobernadora Wanda Vázquez y el pasado comisionado Pedro Pierluisi. La personalidad y contraste de los aspirantes pronosticaba una campaña diferente y atípica: ella, sin previo historial político, arribó a la gobernación por accidente constitucional y, ocupándola, se le despertó la aspiración de ser electa; él con larga experiencia política, lleva años aspirando sin éxito ser el candidato a gobernador de su partido y el pasado verano tuvo unas horas de aparatosa incumbencia en el alto cargo. Ambos de igual formación profesional y pasados secretarios de Justicia; Pierfluisi con personalidad afable y pasiva, mientras Wanda Vázquez empezaba campaña diciendo que no iba a debatir con su correligionario. La expectativa fue para una campaña de altura… hasta que Caín se soltó.

Hay intereses económicos muy fuertes tras bastidores. Algún estratega concluyó necesario caerle arriba a la Gobernadora. Para nada se mencionan los atributos o méritos de los aspirantes. Contra Wanda Vázquez no fueron suficientes dos investigaciones en par de meses durante las que la mayoría progresista de la Cámara de Representantes la flageló tal como si fuera adversaria del otro partido; ahora, a días de contarse los votos el 9 de agosto, desatan una barricada publicitaria para arruinar el carácter y la reputación personal de la Gobernadora del mismo partido. Las cuñas que se ven y oyen en los medios bajo anonimato – “Tira la piedra y esconde la mano” – dicen que “Wanda miente”, pero tienen la mendaz coletilla de: “Anuncio Político No Autorizado por Candidato o Aspirante de Partido Político”. ¿En serio?

En política nada está escrito y hay encuestas a favor o adversas para uno y otro aspirante progresista. Habrá que ver si el odio puede más que la cordura.

Otras columnas de Orlando Parga

martes, 11 de agosto de 2020

La verdad del tirijala electoral

Corresponde al Tribunal Supremo poner las reglas para que la CEE retome la votación primarista, señala el exsenador Orlando Parga

lunes, 10 de agosto de 2020

¡Manden a buscar a Melecio!

La persona ideal para restaurar a la CEE es el juez Juan R. Melecio, afirma Orlando Parga

viernes, 31 de julio de 2020

¿La carta de Justicia o el discurso de Obama?

No hay que solicitar permiso a Washington para preguntarnos si queremos o no la estadidad como la fórmula descolonizadora; eso habrá que pedírselo al Congreso, escribe Orlando Parga

jueves, 23 de julio de 2020

El virus de la campaña política 2020

Mantener a los hospitales financiados en medio de la crisis de la pandemia para que estén adecuados a recibir los infectados, ¡es simple y esencial sana política pública!, escribe Orlando Parga