Daniel Colón Ramos

Punto de vista

Por Daniel Colón Ramos
💬

Carta a los imparables: la Clase del 2020

A la clase que inició sus estudios justo antes de las devastaciones de los huracanes Irma y María. A la clase que abrió este semestre con los terremotos, y lo cerró con la pandemia del siglo. A los estudiantes que quemaron pestañas, literal, estudiando bajo velas cuando faltaba luz, los que por “vacaciones” les tocó el Verano del 19, y los que se levantaban, al amanecer, no con las alarmas, sino con los jamaqueones de los terremotos. A ustedes, los imparables, quienes una vez más culminan el año escolar contra viento y marea, mis más sinceras felicitaciones.  Sus esfuerzos, trabajos y logros hoy llenan de honra a Puerto Rico, y al mundo. Y su existencia es una brecha en nuestra historia.  

Con motivo de tus logros, y reflexionando sobre nuestra propia historia como pueblo, hoy te paso tres consejos para el camino que emprendes, y basados en el hermoso poema de Jose de Diego, “En la Brecha”: Levántate, Revuélvete y Resiste.    

Levántate. “Todo viaje de mil millas comienza con un primer paso”, dijo el filósofo chino Lao Tzu. Y la primera, y más importante decisión que tomamos todos los días, es levantarnos. Comenzar. 

Hace 15 años estaba yo recién graduado y comenzando mi postdoctorado en Stanford, California. Andaba también preocupado por lo que estaba ocurriendo en Puerto Rico, y los problemas parecían inmensos. Monté, con unas amistades, una pequeña página en el internet “para personas interesadas en ciencias y en Puerto Rico”. La llamamos CienciaPR.org. Esa base de datos tiene hoy sobre 13,000 miembros, es una de las comunidades más grande de científicos hispanos en el mundo y fue reconocida por la Casa Blanca bajo la administración de Obama. Los logros son gestas maratónicas, no carreras de cien metros. Es mejor dar un pequeño paso levantándose, que tener grandes sueños acostados.

Revuélvete. Para innovar, hay que revolver. Hay que retar paradigmas. En las ciencias, ningún gran descubrimiento comienza con un “Ya yo sé eso” o “No se puede porque no se ha hecho”. Para descubrir y crecer hay que salirse de los senderos, agarrar machete y hacer nuevos caminos. Hay que cuestionar lo que uno dá por cierto, para identificar y desyerbar sesgos. Cuando te sientas cómodo, cuando veas que se van recalcitrando tus opiniones y manera de ser, osificando tu imaginación y creatividad: revuélvete. 

Resiste. En este momento de logros, te exhorto a resistir el espejismo del conocimiento, entregándote a la pregunta. Cuando yo era estudiante las preguntas, las dudas, eran vistas como algo negativo. Para toda pregunta hecha en el salón de clase, se esperaba una contestación correcta. Pero en la ciencia, en la innovación y en el conocimiento genuino, toda contestación termina con una nueva pregunta. La pregunta abre la brecha hacia el nuevo horizonte. Cuando se para de preguntar, se para de aprender. Cuando te encuentres en espacios cómodos donde seas la persona que más sabes, acuérdate también que eres la persona quien menos está aprendiendo. Es mejor ocupar con humildad espacios dónde sea uno el que menos sabe, más trabaja y más aprende. Y vale la pena recordar que, en todos los contextos, los conocimientos, por vastos que aparenten ser, están incompletos. Es nuestro deber empujar nuestros conocimientos siempre adelante, resistiendo la ilusión sofomórica de creer que, porque sabemos algo, sabemos todo.

Les dejo una ñapa: no importa cuantos títulos pongan tras tu apellido, no importa cuán lejos te mande el destino, lleva contigo siempre a tu comunidad y a tu patria. Hónrala con lo que logres. Sostente en ella para lo que necesites. Es la raíz que nutre lo que has logrado, y lo que lograrás. Es importante reconocer que lo que logras hoy, no lo lograste sólo, como no lograrás sólo lo que crearás mañana. El levantarse, el revolverse y el resistir cuando se logra plenamente, se logra en comunidad. 

Que durante tu recorrido por los laberintos que has de encontrar en tu formación profesional, nunca pierdas tu norte y motivación, nunca dejes de apreciar las raíces patrias que encendieron la llama inicial de tu curiosidad, y que esa llama se torne en antorcha que ilumine nuevos caminos para beneficio de la humanidad, y del ancho mundo.  

Columna preparada con motivo de graduación de la Escuela de Medicina de Ponce, que se llevará a cabo el 20 de junio de 2020.





Otras columnas de Daniel Colón Ramos

martes, 7 de abril de 2020

La única ruta para reabrir Puerto Rico: pruebas y datos científicos

Puerto Rico tiene la capacidad científica, técnica y de manufactura para salir airoso de esta crisis y ayudar a países hermanos. Pero todas las estrategias funcionan mejor cuando el estado establece relaciones formales con la comunidad científica, escribe Daniel Colón Ramos

viernes, 26 de julio de 2019

El Grito de María que nos parió la patria

Daniel Colón Ramos expresa que la mayoría de la clase política en Puerto Rico quedó como inconsecuente espectadora pasiva ante el pueblo que decidió escribir su propia historia

lunes, 31 de diciembre de 2018

Los recursos naturales se hacen

El científico Daniel Colón Ramos indica que quedan por descubrir en Puerto Rico grandes tesoros en espera del ingenio boricua y para beneficio de la humanidad