Punto de vista

💬

Cómo un ciclón amenaza tu salud

El cercano paso de Dorian por la isla o de cualquier otro ciclón puede afectar  el suministro de agua a una porción significativa de la población por varias razones. Además, tiene potencial de deteriorar la calidad del agua de las playas.

Las lluvias asociadas a una tormeta o huracán pueden aumentar vertiginosamente la turbiedad del agua en ríos, quebradas y embalses. En muchas ocasiones el nivel de turbiedad será tan alto que abrumará las plantas potabilizadoras. La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), para proteger tu salud, interrumpirá el servicio de agua si el nivel de turbiedad del agua tratada no cumple con las normas del Departamento de Salud y la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA).

El suministro de agua también se puede afectar por la interrupción del servicio de energía eléctrica, obstrucción de tomas de agua por escombros y sedimentos y destrucción de tubería y estaciones de bomba por deslaves y desprendimientos.

Ahora estamos más propensos a que suban dramáticamente los niveles de turbiedad, porque el huracán María destruyó sobre 91 millones de árboles, dejando desprotegidas a grandes áreas de terreno al embate de lluvias intensas. La erosión de estos terrenos y el subsiguiente arrastre de sedimentos propiciará los altos niveles de turbiedad. Además, estos sedimentos continuarán reduciendo la capacidad de almacenamiento de agua en nuestros embalses.

Cuando se reanude el suministro de agua, por las primeras 48 horas, es importante que con esa agua no bebas, te cepilles los dientes ni cocines. Tienes que tomar estas precauciones porque cuando se interrumpe el servicio de agua, entran a la tubería aguas contaminadas a través de juntas defectuosas y perforaciones en la tubería. Recuerda que la AAA pierde alrededor del 50% del agua que produce no solo por los salideros, sino también por las perforaciones ocultas en la tubería que muchas veces excede 30 años de servicio. Cuando se reanude el suministro de agua, el primer chorro resuspende el sedimento que se asentó en la parte interior de la tubería. En muchas ocasiones ese primer chorro puede desprender una capa o lámina de crecimiento biológico en la tubería. Aunque el agua producida por la AAA cumple con las normas de agua potable cuando sale de la planta potabilizadora, el cloro residual no es suficiente para destruir los patógenos que ingresan a las líneas como describí anteriormente.

Se recomienda hervir el agua por tres minutos después de lograr la ebullición o desinfectar el agua con gotas de cloro, si quieres utilizar el agua para beber o cocinar. Específicamente, es recomendable añadir cinco gotas de cloro por cada galón de agua, mezclar o agitar y esperar 30 minutos antes de usarla.

Te alerto de otra situación que puede afectar tu salud inmediatamente después del paso de Dorian. Me refiero a la contaminación de la playa. 

Las lluvias torrenciales no solo arrastran sedimentos. Estas lluvias intensas arrastran también las aguas usadas de comunidades que carecen de servicio de alcantarillado sanitario u otra alternativa de disposición para estas aguas. Además causan el desborde de pozos sépticos mal diseñados o construidos. En menos de 24 horas estas aguas llegan de la montaña a nuestras costas.

Las playas también se afectan por los desbordes de los registros del alcantarillado sanitario y desvíos de plantas de tratamiento y estaciones de bombas que se quedan sin servicio de energía eléctrica y no cuentan con un generador para estas situaciones. 

El Programa del Estuario de la Bahía de San Juan muestreó las aguas costaneras del área metropolitana tres meses después del paso del huracán María. Ese muestreo encontró niveles altísimos de coliformes fecales. Por lo tanto, debes evitar frecuentar las playas hasta tanto la Junta de Calidad Ambiental certifique que cumplen con las normas. 

Debes estar consciente de estos efectos colaterales de los huracanes y tormentas tropicales para proteger tu salud y la de tu familia.