Punto de vista

💬

Con el COVID-19, todos estamos en combate

La observación del Día de la Recordación del año 2020 no será igual.

Tradicionalmente en este día recordamos a nuestros militares caídos en cumplimiento de su deber, mientras defendían la libertad y la democracia que todos disfrutamos. 

El Día de la Recordación es una ocasión de reverencia solemne, un día cuando honramos a quienes dieron su vida en defensa de nuestro país, nuestros valores y nuestras libertades.

Hoy debemos ampliar nuestra visión y reconocer que, debido a la pandemia del coronavirus, nuestros ciudadanos están dando la batalla, en nuestro propio suelo. Una batalla de vida o muerte. En este sentido, todos los ciudadanos también se han convertido en soldados.

Como miembro de la Reserva del Ejército, me encuentro movilizado junto a un Comando Médico de la Reserva, sirviendo como doctor en el Hospital Universitario de Newark, asistiendo en la lucha contra el COVID -19. 

Como tal, me ha tocado atender muy de cerca a los ciudadanos del área, quienes han sido infectados, y quienes en ocasiones lamentablemente han perdido la batalla ante este enemigo invisible.

Hoy nuestra obligación es también recordarles.

Como doctor mi misión es salvar vidas. Como militar mi misión es defender nuestro estilo de vida, nuestras libertades. Hoy al estar movilizado con la Reserva, veo cómo el COVID-19 amenaza ambas cosas.

Cada vez que muere un paciente, es como si cayera un compañero en combate. He visto de cerca cómo nuestros ciudadanos, padres, madres, abuelas, tíos, gente que nunca se ofreció como voluntarios a ir a la guerra, hoy dan la lucha para sobrevivir, batallando cada día para vencer esta enfermedad. 

Esto es nuestro nuevo frente de combate.

Al igual que en una guerra, nunca se sabe a ciencia cierta a qué nos vamos a enfrentar cada día, pues este virus es nuevo.

Como soldado de la Reserva, les puedo decir que nuestro enfoque por muchos años fue prepararnos para una movilización masiva, en otro país, contra un enemigo distinto.

Ahora nos toca salvar vidas de nuestros propios ciudadanos, en nuestro propio suelo, usando como armas mascarillas, guantes y mucha prevención.

Sin duda, esta no es la batalla que esperábamos, pero es la batalla que nos tocó, y la vamos a ganar decisivamente. Para ello, en la Reserva del Ejército hemos tenido que adaptarnos, cambiar nuestros sistemas y ajustar nuestra manera de pensar. 

Tradicionalmente, este día es observado a través de Estados Unidos y Puerto Rico con ceremonias que agrupan diversas organizaciones para honrar la memoria de nuestros héroes caídos.

Este año no será así. Sin embargo, para recordar no hacen falta grandes ceremonias, sino la clara determinación y conciencia de que el sacrificio de todos nuestros caídos, incluyendo a las víctimas del COVID-19, nunca sea en vano.