Fernando Cuevas Quintana

Punto de vista

Por Fernando Cuevas Quintana
💬

Coronavirus: la niñez en casa

La diversión la conforman actividades esenciales para que el niño en momentos de incertidumbre pueda disfrutar de un espacio que le provea satisfacción y felicidad. Intenta evadir por unos minutos el malestar que presencia a través de las diferentes preocupaciones, que posiblemente emanen de las personas más cercanas. Normalmente la falta de diversión en días rutinarios se debe a la ausencia de tiempo por parte de los encargados, intereses distintos o el choque con los aparatos electrónicos. 

Por años divertirse ha sido tildado como “pérdida de tiempo”. Sin embargo, están comprobados los diversos beneficios que puede sumar a nivel físico, emocional, psicológico y social. Utilizar este momento en los hogares para invertir el tiempo en la diversión puede ser vital para que el niño pueda crear una mejor adaptación, comunicación y habilidad para resolver problemas. Estas prácticas son ventanas para su salud, bienestar y desarrollo. 

La coyuntura histórica en la que nos encontramos provee el tiempo para explorar un sinnúmero de posibilidades que asegure el derecho del niño al juego. Es la oportunidad para crear un espacio creativo y de confianza desde nuestra casa.

Añadiendo a la posibilidad de que el niño pueda obtener sosiego, es necesario no exponerlos a los medios masivos. Muchas veces la información que se esparce es muy rápida y atemorizante ante sus oídos. Podemos comenzar con explicarle lo que sucede; para esto es importante evitar sentir miedo al hablar. Es necesario que proyectes calma.  

Considera la edad del niño y en la conversación utiliza palabras sencillas. Ve generando la confianza necesaria de la mano con escuchar las preocupaciones que este posee. Es imperativo cada día dar seguimiento a sus inquietudes, ya que al pasar de la semana siempre se puede recibir nueva información. 

Para aportar a la tranquilidad de los niños es importante establecer junto a ellos un plan de actividades para la semana. Estas pueden ser con motivo de enseñanza o simplemente por diversión. Será la oportunidad para continuar creando y fomentando las interacciones intrafamiliares. No olvides incorporar al niño en la formación del plan, es fundamental hacerlo parte del proceso.

Hay muchas actividades para realizar en la casa. Quizás comienza la aventura con juegos que solías hacer cuando eras joven. Ve a la caja de recuerdos y cuenta tus historias. Imaginen juntos ser famosos de televisión. Hagan un gran dibujo, acompañado de crear el mejor postre. Sea lo que sea, busca un poco de diversión junto a tu hijo. Ten presente que solo necesitamos un minuto de creatividad para disfrutar de un mundo sinigual. 


Otras columnas de Fernando Cuevas Quintana

lunes, 4 de marzo de 2019

Derrotar el maldito machismo

Fernando Cuevas Quintana asume el discurso de una mujer marginada por el machismo, pero resuelta a combatirlo y progresar