Brenda Reyes Tomassini
💬

Decir no a la violencia sexual

Estaba en la escuela superior cuando el grupo de hip hop (hoy música urbana norteamericana) “2 Live Crew” lanzó su álbum “A Nasty As They Wanna Be” desatando una batalla legal por el contenido de la letra de las canciones. Estas fueron catalogadas como obscenas, lo que requirió que el álbum llevara el rótulo de “Parental Advisory”. Si la batalla entre lo obsceno y lo moral fue el plato fuerte de este caso, no menos importante fue la controversia por libertad de expresión y la creación artística sobre esa producción.

Recuerdo la extensa cobertura mediática que recibió el asunto y los grupos de madres norteamericanas escandalizadas y abogando por que se retirara de las tiendas y de las ondas radiales el álbum que sus hijos escuchaban a escondidas.

Como adolescente de los años 80, universitaria en Estados Unidos en los 90 y madre en tiempo presente, he visto como la sociedad norteamericana soslaya ciertos temas, pero otorga importancia a otros menos relevantes.

La misma sociedad que promovía el sexo casual, el abuso del alcohol en los campus universitarios, normalizaba la violación sexual y la masculinidad tóxica en su arte cinematográfico, se escandalizaba ante unas letras que parecen infantiles al lado de la música urbana latina y norteamericana de hoy.

Por eso en estos tiempos de #Metoo no me sorprende que se pretenda criticar el hecho que mujeres como la Dra. Blasey-Ford hagan públicas las denuncias de actos que hace 30 años se tomaban como normales. Denunciarlos en la época en la que la ex primera dama, Nancy Reagan, promovía su campaña antidrogas “Just Say No” hubiese sido un esfuerzo fútil ya que todas las formas de violencia sexual eran aceptables.

De haberlo hecho entonces, la joven Christine Blasey hubiese sido víctima del “slut shaming” y hubiese cargado con un sello o estigma social como la “Letra Escarlata”, de Nathaniel Hawthorne, por el resto de su adolescencia.

Hoy sabemos que la violencia sexual es una forma de ejercer poder. Conocemos su alcance y el daño que hace en la vida de una persona gracias a las denuncias que han hecho las víctimas de sacerdotes pederastas.

Por eso el testimonio de la Dra. Blasey-Ford es relevante. Queremos que nuestras hijas e hijos no repitan los errores de una sociedad que tildaba de irreverentes los conceptos básicos del feminismo, pero permitía el abuso sexual en todas las dimensiones. Tal vez su valentía abra la puerta a que más personas hagan sus denuncias.




Otras columnas de Brenda Reyes Tomassini

miércoles, 24 de junio de 2020

Pandemia, sequía y aumento en nuestros desperdicios sólidos

Es indispensable que repensemos nuestro consumo de agua ante esta nueva realidad y el reto que vivimos hoy: pandemia y sequía. Es nuestro deber conservar agua mientras cuidamos de nuestra salud, plantea Brenda Reyes Tomassini

viernes, 19 de junio de 2020

Hay que detener la lluvia plástica

Es hora de repensar y reducir nuestro consumo, reusar cuanto podamos y reciclar lo que nuestro municipio reciba. De no hacerlo, cualquier aguacero será una lluvia plástica, escribe Brenda Reyes Tomassini

martes, 9 de junio de 2020

Protegiendo nuestros océanos

Brenda Reyes Tomassini declara que, más allá de evitar que la basura y los residuos lleguen a nuestras costas, proteger nuestros océanos es proteger nuestra propia salud

miércoles, 27 de mayo de 2020

No es un asunto de multas

Es hora de que el puertorriqueño asuma su rol sobre su entorno y responsabilidad de sus actos. Más multas no frenarán la situación, dice Brenda Reyes Tomassini