Edwin Irizarry Mora

Punto de vista

Por Edwin Irizarry Mora
💬

Desarrollo económico auto-sostenido y sustentable

En mi columna anterior expuse sucintamente la diferencia conceptual entre crecimiento y desarrollo económico. Culminé afirmando que en Puerto Rico ha existido una gran confusión al utilizar indistintamente ambos términos, particularmente cuando se han puesto en marcha programas y proyectos que han impulsado el incremento en ciertos indicadores macroeconómicos, pero que no necesariamente han resultado en el inicio –o continuación—de un proceso de desarrollo, que se manifiesta en el mejoramiento consecuente en las condiciones de vida de la población. Quizás como consecuencia de ello, a mucha gente le resulta extraño aceptar que el nuestro no es un país desarrollado, sino uno en vías de desarrollo, con todo lo que esto implica.

El eminente economista alemán Hans Singer, cinco veces nominado al Nobel en Economía y autor de 107 libros, fue uno de los primeros exponentes del concepto “desarrollo auto-sostenido”, en inglés “self-sustained development”. Tuve el privilegio de que Singer fuera examinador de mi tesis doctoral en el verano de 1989. En nuestras conversaciones en torno al tema de mi investigación (Distribución de riqueza en el modelo de desarrollo de Puerto Rico), este pionero de la teoría del desarrollo me señalaba que, si bien nuestro país había experimentado altas tasas de crecimiento económico durante las décadas de 1940 hasta principios de 1970, desde mediados de la década de 1970 la evidencia empírica demostraba que la economía puertorriqueña se había estancado, lo que, en efecto, estaba trayendo serias consecuencias sobre la meta del desarrollo. El profesor Singer había estado en Puerto Rico en 1961, por lo que conocía, como funcionario entonces de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y posterior catedrático en el Instituto de Estudios del Desarrollo (IDS) de la Universidad de Sussex en Inglaterra, la dinámica que con tanta profundidad estudió a lo largo de su vida.

Desarrollo auto-sostenido significa que el país inicia un proceso de desarrollo económico utilizando sus propios recursos, logrando el aumento en el nivel y calidad de vida de su población en el mediano y largo plazo. Es la antítesis del desarrollo dependiente, paradigma ensayado en Puerto Rico a partir de la salida del gobernador Rexford Tugwell en 1946, y vigente hoy. El desarrollo auto-sostenido se estableció como meta global, como objetivo primordial del mundo subdesarrollado. Su puesta en marcha ha significado romperle el espinazo a la dependencia en todas sus manifestaciones: económicas, culturales, sociológicas, políticas y psicológicas.

Ahora bien, desde fines de la década de 1960, en los países europeos se comenzó a acuñar un concepto que, ciertamente, amplió las perspectivas del objetivo del desarrollo nacional, para incorporar la preocupación por la protección del medioambiente y la conservación, y el uso racional de los recursos naturales (botánicos, zoológicos y minerales). A partir de entonces se comenzó a articular el paradigma del “desarrollo sustentable o sostenible”, en inglés “sustainable development”, adoptado de inmediato por organismos internacionales y por los países más avanzados del planeta. Desafortunadamente, a pesar de que en el discurso oficial se ha planteado que se adoptó una estrategia de desarrollo sustentable o sostenible, lo cierto es que en la mayoría de los países del globo esto no ha ocurrido. Más bien se trata de un cliché, de una frase que se dice “de la boca para afuera” con el propósito de comparecer ante organizaciones comunitarias, entidades ecologistas, y miembros de la comunidad científica como “un gobierno que se preocupa por el medioambiente”.

En Puerto Rico, fuera del breve periodo de la gobernación de Rexford Tugwell (1941 a 1946) no hemos tenido –ni de lejos—una estrategia de desarrollo auto-sostenido, como tampoco se ha puesto en marcha un plan de desarrollo sustentable o sostenible. Sobre las razones que explican el porqué de esta realidad me expresaré en mi próximo escrito.

Otras columnas de Edwin Irizarry Mora

miércoles, 29 de julio de 2020

Sobre las prioridades gubernamentales: un comentario

Lo importante para el gobierno de cualquier país debería ser cómo la puesta en marcha de las políticas públicas contribuye a que la población mejore sus condiciones de vida, plantea Edwin Irizarry Mora

sábado, 18 de julio de 2020

Gobernanza y responsabilidad pública: un debate de ideas

En las sociedades democráticas, le corresponde a un sinnúmero de instituciones proveer un marco adecuado para la discusión de las ideas que se proponen impulsar si se accede al poder político, dice Edwin Irizarry Mora

martes, 23 de junio de 2020

Debate entre crecimiento y desarrollo económico

Edwin Irizarry Mora expone que el desarrollo económico es un concepto abarcador, extenso y mucho más complejo que el mero aumento en ciertas variables macroeconómicas, como se define el crecimiento