Ián Falú

Punto de vista

Por Ián Falú
💬

Educación a distancia: alternativa más allá de la pandemia

De acuerdo con la firma de investigación para instituciones de educación superior, Eduventures, en la década pasada la educación a distancia creció un 130%, solo en Estados Unidos. Mientras que en Latinoamérica, el 50% de las clases de educación superior se realizaron a través de alguna metodología cibernética, según datos de la Escuela de Negocios de España. 

En el presente, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico confirma que el 90% de los jóvenes de 17 años siguen estudiando, a pesar de encontrarse fuera de sus instituciones académicas, y alrededor del 53% de las personas de entre 18 a 24 años continúan sus carreras universitarias. Esto confirma que pese a la situación que experimentamos en cada país por la pandemia del coronavirus, la educación no se ha visto interrumpida gracias a la enseñanza de manera virtual. 

Ciertamente, la tecnología ha avanzado lo suficiente en la última década como para proveer múltiples maneras de enseñanza. Por ejemplo, podemos grabar una clase y subirla a una plataforma virtual junto con los materiales y recursos correspondientes; como también ofrecer una clase en vivo donde podamos interactuar con los estudiantes, lo que se conoce como un salón virtual. Estos diversos métodos propician el aprendizaje en línea. 

De igual forma, cada vez son más los profesionales de las distintas industrias en Puerto Rico en búsqueda de cursos de educación continua de manera virtual. Para ellos, es realmente factible recibir una educación a distancia por la comodidad que esto implica en su diario vivir. De manera que cada año crece exponencialmente la cantidad de profesionales en búsqueda de esta alternativa. Lo importante es que, para que sus cursos sean aceptados por los colegios y asociaciones de profesionales, es preferible que la institución educativa esté acreditada por la International Association for Continuing Education and Training. 

En la realidad que vivimos hoy esta es, sin duda, la manera ideal de recibir la educación. Sin riesgos, protegidos, con las comodidades que necesitamos. No obstante, una vez se normalice esta situación, esta es una alternativa que debe estar al alcance de todo estudiante y profesional en Puerto Rico. 

Cabe destacar que en el informe Educación virtual y a distancia en Puerto Rico, realizado en 2014, se plantea la importancia de que en Puerto Rico se establezcan políticas administrativas específicas para los programas de estudios a distancia dirigidas a la facultad, los estudiantes y la administración.  El informe, además, contiene bases y fundamentos para crear una sólida estructura de educación a distancia en la isla. 

Tomando lo anterior como premisa, y considerando el alza universal de este método de enseñanza, el gobierno, las instituciones académicas, organizaciones y empresas deben priorizar esto en sus agendas. La educación a distancia es una opción real, eficaz y altamente recomendada por educadores y académicos en el mundo. Creamos más en ella y mantengamos esta alternativa accesible para nuestros estudiantes y profesionales.