Manuel Pérez Caballer

Punto de vista

Por Manuel Pérez Caballer
💬

El nuevo Código Civil reafirma la función notarial

Con la aprobación del Código Civil de Puerto Rico de 2020 se culminan décadas de estudio y revisión sobre la pieza de legislación de derecho privado más importante para los ciudadanos de Puerto Rico. Esta legislación entrará en vigor en unos seis meses, lo que significa que todos los notarios y notarias del país debemos estudiarla y conocerla a cabalidad. Nuestra función como notarios nos requiere orientar sobre el mismo e implementar aquellas instancias donde se contempla nuestra intervención.  

El Colegio de Notarios favoreció la pieza legislativa y participó activamente en las vistas públicas celebradas por la Cámara de Representantes. Presentamos una ponencia que contenía enmiendas sugeridas y comentarios, que en su mayoría fueron acogidas favorablemente. El Código Civil convertido en ley representa un gran avance en comparación con el antiguo código que estuvo vigente en Puerto Rico por más de cien años. La mayoría de sus artículos no han encontrado mayor oposición en el proceso de su aprobación. Los asuntos donde verdaderamente existió algún grado de controversia fueron mínimos. Ciertamente, ninguna pieza legislativa es perfecta, ni puede pretender representar el sentir unánime de un país. Siempre existe espacio para revisar o enmendar aspectos que sobre la marcha se deban mejorar.       

El Código Civil de 2020 reafirma la importancia de la función notarial en Puerto Rico, pues reitera diversos actos donde se requiere observar solemnidades y que determinados actos solo se autoricen ante notario. En materia de Derecho de Familia, se reconoce la figura del notario como celebrante de matrimonios, sin que exista impedimento para que los testigos del acto matrimonial sean familiares cercanos de los contrayentes. Se mantiene la posibilidad de la mutabilidad del régimen económico matrimonial y que las capitulaciones matrimoniales sean mediante instrumento público ante notario. Igualmente, se faculta al notario para autorizar divorcios bajo la causal de mutuo consentimiento y también por la causal de ruptura irreparable. Se incorporan las instrucciones anticipadas de salud o testamento vital, mediante acta notarial.  

En materia de derecho sucesorio, se simplifica el otorgamiento del testamento abierto ante notario, requiriéndose solo un testigo instrumental, en lugar de tres. Con esto, se reconoce que en el testamento abierto es el notario, y no la cantidad de testigos, lo que brinda confianza y legalidad al documento. En varias otras instancias interviene el notario, como lo son los poderes o mandatos, el traslado de dominio sobre bienes inmuebles, la emancipación de hijos menores, entre otros ejemplos.

Los notarios y notarias de Puerto Rico debemos estudiar cabalmente el nuevo Código Civil. Somos los llamados a orientar sobre el mismo a las personas que requieran nuestros servicios. La ética nos requiere un alto grado de preparación para poder brindar asesoramiento. Nos corresponde capacitarnos y prepararnos para que en su momento podamos implementar lo que bajo el nuevo código debamos autorizar. Es nuestra responsabilidad indelegable. El Colegio de Notarios tiene un compromiso firme con la capacitación de todos los notarios y notarias del país ante este nuevo reto.   




Otras columnas de Manuel Pérez Caballer

miércoles, 8 de abril de 2020

Evitemos controversias legales por las moratorias

La intención de la resolución al establecer un proceso “simple” tiene el efecto de provocar posibles controversias legales futuras, escribe Manuel Pérez Caballer