Brenda Reyes Tomassini
💬

Hay que detener la lluvia plástica

Hace algunas semanas la revista Science, de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, publicó un estudio sobre la gran cantidad de microplástico que ha ganado acceso a áreas protegidas en el oeste de los Estados Unidos a través del aire. Más de 1,000 toneladas, o el equivalente a 123 millones de botellas de agua pulverizadas, se desplazan anualmente por el aire y se convierten en particulado que eventualmente se deposita en montañas y cuerpos de agua. 

El particulado proviene de fibras textiles de origen artificial, y productos plásticos en diferentes fases de descomposición. Estas partículas son imperceptibles al ojo humano y oscilan en tamaño entre cuatro a 188 micrones o el equivalente a un grano de arena. Sabemos desde hace algunas décadas que estas partículas, al ser ingeridas por especies marinas, terminan como parte de la cadena alimenticia de los humanos, alojándose en nuestros cuerpos. Ahora sabemos que tal vez tengamos más de estas en nuestros pulmones.  

De igual forma, el ciclo de la lluvia -a través de la precipitación y la condensación- las puede llevar a ecosistemas y lugares remotos. Una vez ahí, nuevamente se desplazan a través del aire. Es harto conocido que el plástico posee propiedades mutagénicas, carcinogénicas y que causan interrupciones al sistema endocrino. Estudios similares se han hecho en otras jurisdicciones como Europa y China. Inclusive se ha documentado presencia de microplásticos en el Ártico.

El estudio -en el que se utilizó modelaje en computadora de la Agencia Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA)- arroja luz sobre el ciclo atmosférico del plástico y como la lluvia, la nieve y una simple brisa pueden transportar estas partículas a grandes distancias. Durante el estudio, se recogieron 339 muestras bajo diversas condiciones climatológicas y se encontró microplástico en el 98% de estas.

El plástico se encuentra presente en las partículas de polvo recopiladas en el estudio. Estas son particularmente livianas y se sospecha que viajaron mucha distancia. También se encontraron partículas de microplásticos provenientes de textiles.  

El que se encuentren partículas de microplásticos en áreas remotas, protegidas e inaccesibles es preocupante. El estudio indica que hace falta mayor investigación sobre el tema del ciclo atmosférico del plástico para poder comprender su patrón de viaje y disposición. De igual forma, se necesitan más estudios sobre su efecto en los pulmones humanos, ya que el único disponible data de 1998. 

¿Qué podemos hacer? La solución mas sencilla es reducir nuestra huella de plástico. En Puerto Rico, la tasa de reciclaje a nivel estatal no alcanza el 10% luego de los huracanes Irma y María, los terremotos, la actual pandemia y las restricciones que impuso China para aceptar productos de cartón, papel y plástico en 2018. En Puerto Rico, Scuba Dogs Society y el Programa del Estuario de la Bahía de San Juan han documentado presencia de microplástico en nuestras costas y algunos cuerpos de agua. No sabemos a ciencia cierta cuánto microplástico hay en el aire que respiramos o cuánto contribuimos nosotros en Puerto Rico a este problema global de salud pública que amenaza a todos los ecosistemas y ciudadanos del mundo.

Es hora de volver a las premisas básicas establecidas en la Ley 70 de 1992 o la Ley para la Reducción y Reciclaje de Desperdicios Sólidos en Puerto Rico. Es hora de repensar y reducir nuestro consumo, reusar cuanto podamos y reciclar lo que nuestro municipio reciba. El gobierno necesita urgentemente trabajar con el asunto del reciclaje de la mano de las comunidades, empresas, industrias y la ciudadanía en general.  De no hacerlo, cualquier aguacero será una lluvia plástica.


Otras columnas de Brenda Reyes Tomassini

miércoles, 24 de junio de 2020

Pandemia, sequía y aumento en nuestros desperdicios sólidos

Es indispensable que repensemos nuestro consumo de agua ante esta nueva realidad y el reto que vivimos hoy: pandemia y sequía. Es nuestro deber conservar agua mientras cuidamos de nuestra salud, plantea Brenda Reyes Tomassini

martes, 9 de junio de 2020

Protegiendo nuestros océanos

Brenda Reyes Tomassini declara que, más allá de evitar que la basura y los residuos lleguen a nuestras costas, proteger nuestros océanos es proteger nuestra propia salud

miércoles, 27 de mayo de 2020

No es un asunto de multas

Es hora de que el puertorriqueño asuma su rol sobre su entorno y responsabilidad de sus actos. Más multas no frenarán la situación, dice Brenda Reyes Tomassini