Lizette Cabrera Salcedo

Punto de vista

Por Lizette Cabrera Salcedo
💬

Jóvenes universitarios reclaman cambios en el país

Resolver el estatus político, auditar la presente deuda pública y revalorizar la gestión del gobierno ante la política desenfrenada de privatización deben ser las prioridades para cambiar la situación actual de Puerto Rico. Estos tres asuntos fueron destacados por un grupo de estudiantes de Historia de Puerto Rico, de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, en un curso completado recientemente “online”.

Como parte de los objetivos de este curso fue indispensable establecer la correlación de los acontecimientos “pasados” hace décadas o siglos con el acontecer histórico del año pasado o de la “actualidad”. Aunque todos somos entes históricos, en tanto y en cuanto nuestros pasos van trazando los caminos de acción en nuestro entorno familiar, social o nacional, todavía muchos estudiantes se cuestionan la relevancia de la disciplina de la Historia. La clave para generar interés por esta materia es enfocarse en cuán pertinente o necesario es conocer el Pasado para entender la sociedad, política, cultura … en nuestra vida cotidiana del Presente, en la que se supone que evitemos cometer los errores de las generaciones anteriores.

A través del contraste de hechos históricos con las situaciones que han acaparado las publicaciones puertorriqueñas en los últimos tres meses, los jóvenes propusieron las tres acciones mencionadas para enfrentar la crisis actual del país. Al estudiar el asunto en un curso de Historia de Puerto Rico, irremediablemente hay que puntualizar que los orígenes de muchas situaciones actuales datan por lo menos del siglo 19. Sin embargo, en esta ocasión los estudiantes las analizaron más específicamente a partir de la década de 1980 hasta el 2020.   

Los obstáculos que imponen las leyes de cabotaje presentes desde la aprobación de la ley Foraker en 1900, la eliminación de la sección 20 de la Constitución del Estado Libre Asociado como requisito de Estados Unidos para aprobar el ELA en 1952, sobre todo en lo que se refiere al derecho a la salud, el trabajo y la educación; así como los beneficios extraordinarios de exenciones contributivas para las grandes empresas estadounidenses versus las dificultades que enfrentan los empresarios del país, fueron subrayados como decisiones antiguas y modernas que agudizan la desigualdad en nuestro entorno hasta hoy. Con respecto a la privatización, entre otros ejemplos, en él se recordó la venta de la Puerto Rico Telephone Company, que provocó la “huelga del pueblo”, del 18 de junio al 25 de julio de 1998. ¿Recuerdan cuando aludían a que los fondos de la venta se invertirían en mejorar las condiciones de Retiro de los empleados públicos?  

Para los treinta estudiantes del curso no fue fácil establecer prioridades en los retos de la historia/presente de Puerto Rico desde 1980, e incluso hacer recomendaciones para el presente-futuro. Estos universitarios se vieron obligados a investigar en un curso introductorio, aunque fuera en fuentes secundarias de internet, y saben qué, muchos lo agradecieron especialmente. Los jóvenes trascendieron la mera memorización de datos para integrarse a la comunidad estudiantil, que en lugar de ser el problema, sigue luchando a pesar de los continuos recortes de ofrecimientos en la UPR, para ser parte de las soluciones.  


Otras columnas de Lizette Cabrera Salcedo