María Bird Picó
💬

La consigna no dicha: no hay prisa

No hay prisa, anuncia el muchacho mientras espera pacientemente que termine de pagar por la compra en el supermercado. Minutos más tarde, con un ademán de la mano, el conductor del carro que aguarda por mi estacionamiento me deja saber lo mismo: no hay prisa. Y en un paseo en carro por Piñones para disfrutar del paisaje, el olor a salitre y la vista al mar, ningún carro trata de rebasarnos a pesar de nuestra velocidad de tortuga. La consigna no dicha: no hay prisa. 

Otras columnas de María Bird Picó

martes, 1 de octubre de 2019

En memoria de José José

La periodista y escritora María Bird relata su fugaz encuentro con “el príncipe de la canción”