Mayra Montero
💬

La deshonra

La sustancia de la que está hecha la Asamblea Legislativa, quedó más en evidencia que nunca con lo ocurrido durante la sesión extraordinaria para atender el nombramiento de Pedro Pierluisi como Secretario de Estado, a fin de allanarle el camino a la gobernación.

Voy al grano: no todo es culpa de Thomas Rivera Schatz. Ni siquiera puede decirse que es el personaje principal de este deshonroso sainete. Él es un frente. El bravucón que se deshace en improperios. Los demás, yo diría que son peores. Han aceptado con gusto el papel de víctimas del Presidente del Senado, acatando sus diatribas, o declarándose impotentes para contrariarlo. Se dice que muchos de ellos le deben favores, pero me parece que este no es momento para pagar deudas de esa naturaleza. Por lo tanto son cómplices, y están provocando una escalada en la crisis, una etapa de inmoralidad inédita en los anales del país.

Se acaba el tiempo, y después los oiremos quejándose de que les han quitado la "poquita autonomía" que les quedaba, esa patética letanía. 

Nadie les ha pedido que se hinquen de rodillas ante Pedro Pierluisi y le juren lealtad. A mi juicio, lo único que se está intentando es buscar una cierta estabilidad para que el país pueda decir que tiene un asidero —aunque no sea un asidero del gusto de todos— y una jerarquía que proyecte un hálito de gobernanza.

Se le reprocha a Pierluisi la circunstancia de que tenga una relación más bien estrecha con la Junta de Control Fiscal. ¿Y eso qué tiene que ver? Es que se supone que sea así. Se supone que el gobernador de un territorio que debe como mínimo $70,000 millones, y está a punto de rodar por el abismo de la insolvencia más desesperada, establezca buenas relaciones con el organismo que tratará de encaminar acuerdos con los acreedores. Las buenas relaciones no quiere decir que no haya intentos de lograr mejores términos para la población, pero referirse al gobernador y a la Junta como contrincantes es una guerra, es de lo más absurdo.

El gallinero legislativo de este jueves, en un momento tan difícil y arriesgado, demostró que cada cual tira por su rumbo, y ese rumbo dice con letras grandes y punzantes: “Si no soy yo, o uno de los míos, no será nadie”. Es la frase equivalente al “mía o de nadie” de los agresores.

Pérdida de tiempo y de dinero. Conjeturas y rumores. Anacronismo y mezquindad. ¿Qué clase de país tendremos todo el fin de semana, y la próxima, y la siguiente? Pero sobre todo, ¿a dónde vamos con esa Legislatura mediocre, holgazana, secuestrada por gente a la que no le importa que Puerto Rico siga en el limbo?

Ya se impone la intervención de una autoridad competente. El discurso de Rivera Schatz, y los penosos balbuceos del Presidente de la Cámara, "Johnny" Méndez, no solo nos desconciertan a los ciudadanos, sino que ponen a los Estados Unidos, metrópoli del territorio que se hunde, en una disyuntiva que, a primera vista, tendría solo dos salidas. La primera, detener el envío de fondos federales —dada la inseguridad creada en las estructuras administrativas de la isla—, lo cual significaría la virtual paralización de todo. La segunda, designar de inmediato a un funcionario plenipotenciario que, por decreto presidencial, venga a llenar el vacío ominoso. 

Ya sé que algunos dirán que eso es imposible. Y enumerarán la mar de tecnicismos legales o constitucionales para demostrar que el gobierno de Donald Trump no puede hacer una cosa ni la otra. ¿Están seguros de que no puede? Pero… ¿seguros seguros de verdad?

Mejor cavilar un poco y ser realistas, porque no queda de otra. Realistas. Esa es la luz de “alante”.


Otras columnas de Mayra Montero

jueves, 6 de agosto de 2020

Bad Bunny y el dedo gordo

Tampoco Bad Bunny dijo nada del otro mundo. A ver, ¿qué dijo? Una cosa de lo más normal. Estoy segura que hubiera podido referirse a situaciones más insondables, y no lo ha hecho. Todavía, escribe Mayra Montero

miércoles, 5 de agosto de 2020

El PNP y los cocodrilos

No se me ocurriría votar por alguien en quien no creo, ni aun bajo amenaza de escuchar cien veces esa última canción de Arjona que resonaba ayer en los altavoces de un supermercado: ‘No volverá a ser flor tu cocodrilo’, escribe Mayra Montero

martes, 4 de agosto de 2020

De aquí al domingo

Hay otros jefes de agencia que a lo mejor no se sienten amenazados, pero créanme que nadie está a salvo. Y si la gobernadora ganara las primarias el domingo, despídanse: hasta noviembre estarán todos en la cuerda floja, escribe Mayra Montero

lunes, 3 de agosto de 2020

Mentirás a tu prójimo

Mayra Montero señala que los precandidatos a la gobernación por el PNP y PPD carecen de propuestas económicas