Silverio Pérez
💬

La nube que nos arropa en Puerto Rico

Hace un año, en esta misma semana, el FBI investigaba a una compañía que tenía contratos de auditoría en el Departamento de Hacienda, entre otras agencias. El entonces secretario, Raúl Maldonado, acudió voluntariamente al FBI, luego hizo unas declaraciones en las que alegaba que había una mafia en ese departamento y de inmediato, el gobernador Ricardo Rosselló lo expulsó. De ahí se desencadenó una serie de acontecimientos que culminaron con la salida del gobernador el 2 de agosto. 

¿Ha cambiado Puerto Rico con lo sucedido en el verano de 2019? Si nos dejamos ir por el mensaje del pasado jueves de la gobernadora Wanda Vázquez desde el Centro de Bellas Artes, este país es otro. Es uno donde los toldos azules que se han hecho parte del paisaje de la isla desaparecerán, donde los sismos en el sur y sus efectos serán cosa del pasado, donde el COVID-19 no destrozó la actividad económica, donde la Junta de Control Fiscal no impone su criterio por encima de los gobernantes, donde no hay corrupción de empresarios afines al partido de gobierno, y donde hay dinero como maná del cielo para cumplir todas las promesas que a un político como ella se le ocurra hacer. 

Tengo la sospecha de que en el Palacio de Santa Catalina hay un hongo que ataca a los gobernantes que allí residen, cuyo efecto inmediato es un cambio dramático de personalidad. La licenciada Vázquez, que había dicho que no residiría en La Fortaleza pues solo venía a cumplir con el ordenamiento constitucional de terminar el mandato inconcluso de Rosselló y que, además, no era política, demostró el jueves haber aprendido las malas mañas de esos políticos tradicionales de los que la gente está harta. 

El discurso se dio en la sala Antonio Paoli con la presencia de innumerables funcionarios e invitados, cosa que no se les permite a los artistas del país que necesitan urgentemente reactivar la actividad teatral. Allí se apropió de iniciativas de quienes la precedieron, las mezcló con ciertas iniciativas propias y de la Junta de Control Fiscal, y lanzó anzuelos a cuanto pez con posibilidad de darle el voto en las próximas primarias pasara por su mar revuelto.

El asombro cayó como nube del Sahara sobre aquellos que se creyeron el otro personaje, el de la Wanda no política, la que parecía una principal de escuela que sermonea a sus estudiantes en tono cadencioso. Su innegable socio político, Tomás Rivera Schatz, sin mascarilla al estilo Donald Trump, miraba con disimulada satisfacción el desempeño de su aliada. Fue un lanzamiento de campaña con fondos públicos que contó con la patética presencia del presidente de la Cámara de Representantes, Johnny Méndez, aliado del contendor de la gobernadora, Pedro Pierluisi.

En un programa de análisis político en televisión, el presidente del Senado respondió con ataques a aquellos que le preguntaron si Vázquez era su candidata preferida, perocuando a ella se le aprueba en el Senado a un secretario del Trabajo cuestionado por su insensibilidad, y de inmediato ella firma el Código Electoral, más cuestionado aún por todas las organizaciones políticas, a excepción del PNP, hace que uno concluya que algo que tiene cuatro patas, un rabo, garras y maúlla, es un gato, aunque su dueño lo niegue. 

La firma del Código Electoral por la gobernadora, luego que había prometido que no lo avalaría si no contaba con el consenso de todos los partidos, lanza sobre el ya deteriorado clima electoral del país una nube más densa que la que nos ha llegado desde el Sahara. Mientras, la oposición, integrada por cuatro partidos que sumados son mayoría, demuestra la incapacidad de concertación que lanzó a la calle al pueblo el verano pasado fuera de líneas partidistas. Esa incapacidad de cuajar una unidad en un asunto en lo que todos están de acuerdo, es la carta de triunfo del PNP, de Thomas Rivera Schatz y de Wanda Vázquez.

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 11 de agosto de 2020

Primarias 2020: la tormenta perfecta

Estos cuatro años de la administración del Partido Nuevo Progresista se han caracterizado por el derrumbe de instituciones imprescindibles para que el pacto social entre ciudadanía y gobierno se sostenga, dice Silverio Pérez

martes, 7 de julio de 2020

Puerto Rico: sin prudencia ni balance

Las primarias a celebrarse el 9 de agosto próximo hacen que algunos políticos pierdan la prudencia y el balance, escribe Silverio Pérez

martes, 26 de mayo de 2020

Ese 2 de agosto de victoria cívica

Silverio Pérez propone que se declare el 2 de agosto Día de la Acción Cívica para celebrar el triunfo cívico y las lecciones del verano del 19