OPINIÓN
Punto de vista
Se adhiere a los criterios de The Trust Project
prima:La toga y la autopista

Sonreímos con tristeza, algo inquietos y calmados, dejando que la toga y la autopista (junto a la borla juguetona y amarilla) sepultaran aquella invasión de políticos en las graduaciones, escribe Cezanne Cardona Morales

27 de mayo de 2023 - 3:40 AM

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente del autor y no reflejan las opiniones y creencias de El Nuevo Día o sus afiliados.

Cada carro que pasaba las despeinaba un poco. La madre, vestida y maquillada para una graduación escolar, se sacaba el pelo de la cara con una mano y, con la otra, agarraba a su hija que -con tacos, toga y birrete color vino- caminaba cuidadosa por la orilla de la autopista, pegada a la valla de seguridad, a la altura de la cárcel federal. La hija, casi tan alta como la madre, no peleaba tanto con el viento o con el pelo, pero sí con la borla amarilla que pendía del birrete y que se le metía en el rostro con cada carro que pasaba. Yo estaba a punto de despeinarlas también y, tan pronto las vi, frené para ver mejor la escena: ese instante en que la madre señala la celda con ventana donde debe estar el papá de la nena o la hija busca con la mirada a su padre. No era la primera vez que veía gente en el paseo de la autopista rastreando, arriba y a lo lejos, la mirada de sus familiares. He visto cartulinas con nombres, corazones y felicitaciones. He visto globos amarrados de la valla de seguridad hasta que pierden el helio. He visto bebés (hijos, sobrinos, nietos tal vez) alzados en brazos como si quisieran hacer reír a las gárgolas de una catedral. He visto parrandas de navidad, con bocinas y todo, pero nunca había visto a una recién graduada, con toga y birrete, buscando entre las ventanas de la cárcel la mirada de su padre.

Guías de Opinión
Las columnas deben enviarse a Gerardo Cordero: gerardo.cordero@gfrmedia.com. Las columnas tienen que ser de 300, 400 o 500 palabras. Al enviarnos su columna, el escritor concede a GFR Media una licencia exclusiva, perpetua, irrevocable, sublicenciable, mundial y libre de regalías para reproducir, copiar, distribuir, publicar, exhibir, preparar obras derivadas, traducir, sindicar, incluir en compilaciones u obras colectivas, y de cualquier otro modo de forma general utilizar su columna (en todo o en parte), sin reserva ni limitación alguna, en cualquier medio (incluyendo pero sin limitarse, a las versiones impresas o digitales o en los sitios web o aplicaciones móvil del periódico El Nuevo Día), forma, tecnología o método conocido en el presente o que sea conocido, desarrollado o descubierto en el futuro. El autor acepta que GFR Media, LLC, podría cobrar a los suscriptores las versiones digitales, sitios web o aplicaciones móviles de GFR Media por el acceso a la columna. has context menu


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: