Ana Teresa Toro

Punto de vista

Por Ana Teresa Toro
💬

La vida a cuadros

Antes de argumentar, valga una salvedad. Tenemos suerte. Mucha. Todos los que estamos leyendo este texto, lo hacemos porque probablemente tenemos acceso al internet y a pesar del distanciamiento social que es necesario ante la pandemia, hemos podido conectarnos de esta manera con alguna persona. Hemos participado de videoconferencias, de reuniones, de cumpleaños, de ratos de copas con colegas o amistades, hemos visto conciertos y piezas teatrales, quizás, incluso hasta óperas y ballets. Hemos ido al médico y a terapia a través de la computadora. También hay quienes acuden a sus cultos religiosos de manera virtual, hay quienes se han casado y hasta divorciado a través de encuentros virtuales. Hemos tomado o impartido cursos, hemos comprado alimentos y otras necesidades. Quizás, incluso, nos hemos dado el infinito lujo en estos tiempos de comprar algo innecesario. Tanta es nuestra ventaja con relación a tanta gente —la mayoría aquí y en cualquier parte, aunque nos neguemos a verlo—, que, por cuidarnos, nos cuidamos hasta de imaginarnos lo que sería esta pandemia sin el internet.

Otras columnas de Ana Teresa Toro

martes, 29 de septiembre de 2020

Un mapa para Charlie

El desconocimiento, la ambigüedad y el desdén que ha mostrado el candidato del PPD respecto al tema de la perspectiva de género son un retroceso y una señal preocupante

lunes, 28 de septiembre de 2020

¿De qué país están hablando?

Al hablarle a la juventud candidatos a la gobernación olvidan que los jóvenes del país son hijos de la crisis y nunca han conocido bonanzas, dice Ana Teresa Toro

miércoles, 23 de septiembre de 2020

El fin de la pericia

Ana Teresa Toro cuestiona ¿qué puede deparar el destino a una cultura que cada día rechaza con mayor fervor el conocimiento que se adquiere por la vía del estudio minucioso?

miércoles, 26 de agosto de 2020

Los puertorriqueños: ¿migrantes con pasaporte?

Las expresiones de Kimberly Guilfoyle sobre la experiencia “migratoria” de su madre puertorriqueña han avivado una vez más el debate en torno al ambiguo lugar de los boricuas dentro de la comunidad latina, dice Ana Teresa Toro