Orlando Parga
💬

Los jueces no son dioses del Olimpo

Desde los albores de la civilización ha sido público el acto de juzgar la conducta humana como método profiláctico de dar ejemplo aleccionador y ofrecer garantía de equidad. A manos de caciques, reyes, jerarcas religiosos, sabios o la figura de un magistrado investido de autoridad que hoy conocemos, el acto público legitima el proceso y despeja la suspicacia que se anida en todo ejercicio de poder.  De lo contrario, el juicio secreto sugiere conspiración, injusticia y abuso. En tiempo remoto prácticamente el pueblo entero concurría a presenciar el acto cuando un cacique o monarca impartía justicia y aunque rara vez en nuestra época se llenan las bancas de un tribunal de justicia, ahí están en sala para cumplir la garantía constitucional de acceso público.

Otras columnas de Orlando Parga

martes, 29 de noviembre de 2022

Recaudos políticos: Money, Money, Money!

No es con la mejor intención que el inversionista político engorda la bolsa de campaña de los que calcula son más hábiles para alcanzar o retener el poder, escribe Orlando Parga

jueves, 10 de noviembre de 2022

8 de noviembre: la muerte del “trumpismo”

La gran enseñanza de estas elecciones de medio término es que en política la maldad tiene mecha corta y corta vida. Nada ni nadie supera la oferta de un partido y candidato con programa honesto, de carácter firme y justo, escribe Orlando Parga

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: