OPINIÓN
Punto de vista
Se adhiere a los criterios de The Trust Project
¿LOS MUCHACHOS ARRUINAN LA LENGUA?

La lengua está en permanente estado de ebullición y son precisamente las generaciones jóvenes las que generan los cambios. No arruinan nada, lo cambian todo.

19 de mayo de 2015 - 5:00 AM

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente del autor y no reflejan las opiniones y creencias de El Nuevo Día o sus afiliados.

Amigo que me lee, nos vienen con ese cuento desde que amanecía en blanco y negro. Que si la juventud de hoy no sabe escribir, que si el texting está acabando con la lengua, que si pitos, que si flautas. ¿Sabe qué pasa? Que la lengua está en permanente estado de ebullición y son precisamente las generaciones jóvenes las que generan los cambios. No arruinan nada, lo cambian todo. Mire, hasta en el prólogo del primer diccionario de la REAL de 1726 nos machacan la misma historia: “Es mui grande el descuido, ò ignoráncia que se padéce en la Orthographía, aunque en ninguna Lengua habrá mas tratados de esta essencial parte de explicar por escrito el Idioma, porque passan de treinta Autóres los que han escrito sobre Orthographía Castellana”. La perorata de que estamos descuidando la lengua no es exclusiva del español. Pinker nos dice que, cuando la gente gana edad, “confunden los cambios en ellos con los cambios en el mundo; la triste ilusión de que todo tiempo pasado fue mejor”. Añade que cada generación está “segura” de que sus hijos están arruinando la lengua. Pamplinas. En su maravilloso libro, The Sense of Style, incluye unas cuantas reflexiones sobre este asunto pero, por supuesto, refiriéndose al deterioro del inglés. Escúcheme bien: el único que puede arruinar su lengua es usted mismo, si se la muerde muy duro. Mastique despacio.Profabocadillos@gmail.com

Guías de Opinión
Las columnas deben enviarse a Gerardo Cordero: gerardo.cordero@gfrmedia.com. Las columnas tienen que ser de 300, 400 o 500 palabras. Al enviarnos su columna, el escritor concede a GFR Media una licencia exclusiva, perpetua, irrevocable, sublicenciable, mundial y libre de regalías para reproducir, copiar, distribuir, publicar, exhibir, preparar obras derivadas, traducir, sindicar, incluir en compilaciones u obras colectivas, y de cualquier otro modo de forma general utilizar su columna (en todo o en parte), sin reserva ni limitación alguna, en cualquier medio (incluyendo pero sin limitarse, a las versiones impresas o digitales o en los sitios web o aplicaciones móvil del periódico El Nuevo Día), forma, tecnología o método conocido en el presente o que sea conocido, desarrollado o descubierto en el futuro. El autor acepta que GFR Media, LLC, podría cobrar a los suscriptores las versiones digitales, sitios web o aplicaciones móviles de GFR Media por el acceso a la columna. has context menu


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: