Erick Suárez

Punto de vista

Por Erick Suárez
💬

Necesaria la bioestadística durante la pandemia

El Dr. Gilberto Ramos colaboró en la redacción de esta columna.

La pandemia del COVID-19 ha planteado nuevas preguntas de investigación y nuevos retos al campo de la bioestadística. Entre los retos podemos mencionar los siguientes: ¿cuántos casos sintomáticos y asintomáticos hay? ¿Cuántos casos no se han diagnosticado? ¿Cuántos casos y muertes se esperan en las próximas semanas? ¿Qué factores afectan el aumento o la disminución de los casos existentes? ¿Cuántos casos serán hospitalizados? ¿Cuántos pacientes requerirán ventilación mecánica? ¿Cuántas camas se necesitarán en la unidad de cuidado intensivo y unidad de aislamiento? y ¿Cómo varía el exceso de riesgo de infección o muerte en los diferentes grupos poblacionales? 

Por más de 30 años, la Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico ha formado profesionales de la salud en el área de bioestadística para atender los retos que enfrenta nuestra sociedad. El Departamento de Bioestadística y Epidemiología ha demostrado consistentemente compromiso con diversas comunidades en Puerto Rico, incluyendo la conducción de estudios para estimar la prevalencia de diferentes enfermedades transmisibles y no transmisibles, el exceso de la mortalidad de cáncer en Vieques y el total de muertes ocurridas luego del huracán María. 

Actualmente estamos participando activamente en el análisis de la tendencia del COVID-19 utilizando diferentes modelos estadísticos para comprender la dinámica de transmisión de la infección y evaluar la eficacia de las medidas de control. Basado en un modelo de regresión no lineal, se estima que para el próximo 6 de abril se reporten 926 casos, a base de las estadísticas informadas por el Departamento de Salud hasta el 30 de marzo. Sin embargo, esta proyección puede cambiar a diario, pues el modelo depende de diversos parámetros tales como el número de casos reportados, el número de reproducción básica (R0), la letalidad y la tasa de recuperación. 

Estas proyecciones son necesarias para evaluar y redefinir las políticas de salud al igual que los recursos y las facilidades necesarias para combatir esta pandemia. Así que exhortamos a continuar con el distanciamiento social y mantener solidaridad con nuestros semejantes.




Otras columnas de Erick Suárez

martes, 16 de junio de 2020

La mortalidad del COVID-19

El riesgo de muerte por COVID-19 en Puerto Rico podría aumentar si ignoramos las buenas prácticas de prevención de contagio, escribe Erick Suárez