Vicente Feliciano
💬

No a la cuarentena

El pico de la pandemia, del que tanto hablaba el Task Force médico, sucedió la semana pasada. Ahora las cifras lucen mucho mejor. Aunque todavía hay que estar atentos a ver si la mejoría es una tendencia, no es momento de reimplantar la cuarentena.

Durante la semana pasada, hasta el viernes 24 de julio, las cifras de casos confirmados estuvieron consistentemente por encima de los 200 casos diarios. Llevamos tres días consecutivos por debajo de 200 casos: 192 el sábado 25, 179 el domingo 26 y 167 el lunes 27.

La cifra de 200 casos confirmados diarios es una buena guía porque para Puerto Rico representa menos de 50 casos por cada 100,000 habitantes durante siete días. Esta es la métrica que utilizan en Alemania para levantar bandera.

Podría ser que los casos confirmados declinaron porque se hicieron menos pruebas. Sin embargo, la data de hospitalizaciones no es consistente con esta hipótesis. Las hospitalizaciones estuvieron aumentando fuerte, llegaron a 496 el viernes 25 y aumentaron a 509 el domingo, solo 2% de aumento en dos días. El lunes 27 habían declinado a 469. Las hospitalizaciones son un indicador rezagado. Es decir, cuando se estabilizan o mejoran las hospitalizaciones, hace días que la situación del virus en la calle mejoró.

El Task Force ha fallado en ofrecer guías numéricas de cuántos contagios y hospitalizaciones representan una preocupación. Cuando se examina un paciente, hay unos niveles de colesterol por los cuales hay que mantener observación y hay otros más altos que son motivo de preocupación. El Task Force médico ha sido renuente a anunciar métricas con datos que sirvan de guía a la sociedad.

Uno de los problemas del Task Force médico es que no es un Task Force de salud. Está compuesto exclusivamente por médicos. Debería incorporar, además de médicos, oficiales de laboratorios clínicos, administradores de hospitales y centros de salud primaria, ejecutivos de compañías de seguros y ASES, entre otros. Debería ser dirigido por el secretario de Salud.

La limitación en la composición del Task Force se demostró cuando la falta de reactivos para pruebas de COVID-19 en la Isla los tomó por sorpresa. El médico está acostumbrado a recetar pruebas de laboratorio y se despreocupa. Un Task Force de salud tiene que estar pendiente a si existen los materiales para realizar pruebas de laboratorio, a emitir protocolos para el regreso a la escuela, a considerar la situación del aeropuerto, a preocuparse por el acceso a servicios de personas contagiadas que no tengan seguro médico, entre otros.

El Task Force de salud requiere una visión amplia de los retos de la sociedad al atender la epidemia. Estos retos son médicos, operacionales, económicos, culturales … Una visión estrictamente médica no es conducente a los mejores resultados.

Si se fuese a modificar la orden ejecutiva con respecto al coronavirus, debe ser basado en datos. Sustentando las razones por las cuales los gimnasios están cerrados, los restaurantes operan al 50%, pero se está permitiendo operar a los centros de culto religioso.

La salud es lo primero. Por eso cuando nos montamos en un auto, tomamos las precauciones debidas para mitigar, aunque nunca eliminar, los riesgos. Como sociedad, nos toca hacer lo mismo con el COVID-19.

Otras columnas de Vicente Feliciano

miércoles, 24 de junio de 2020

Movimiento positivo en la AEE

Una Alianza Público-Privada es la estructura ideal. Por un lado, se obtiene la eficiencia del operador privado. Por otro, en caso de un huracán se recibe el apoyo del gobierno federal, dice Vicente Feliciano

miércoles, 10 de junio de 2020

Posible impulso federal a la manufactura de Puerto Rico

Quizás el elemento más positivo del HR 6443 es que los créditos reducen costos y no impuestos sobre ingresos. La producción que se desea traer de China e India no son productos de marca, escribe Vicente Feliciano