José Gabriel Martínez Borrás
💬

Obstáculos a la cooperación en la Cumbre del Clima COP25

“Estamos perdiendo la carrera climática” declaró el secretario general de las Naciones Unidas António Guterres en la más reciente Cumbre sobre el Cambio Climático (COP25). Las conversaciones del COP25 eran destinadas a resolver los últimos detalles no resueltos del histórico Acuerdo de París del 2015. En virtud de ese pacto, los países fijaron sus propios objetivos y calendarios para retener las emisiones de gases de invernadero. 

Sin embargo, el COP 25 se ha topado una vez más con trabas impuestas por diferentes intereses que dificultan la cooperación. Los negociadores no aceptaron un acuerdo que limitara el calentamiento global a 1.5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, un objetivo clave del Acuerdo de París.

De hecho, se concibe esta cumbre con uno de los peores resultados en un cuarto de siglo sobre negociaciones en relación al clima, terminando con los grandes Estados contaminadores bloqueando una medida no vinculante que habría alentado a adoptar metas más ambiciosas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La cumbre proponía llevar a los países que emiten y contribuyen a la contaminación del planeta hacia la contención del calentamiento por debajo de los 2 grados Celsius. Ahora ese objetivo parece más lejano y estamos en camino para repercusiones sobre la vida en la biosfera. 

De acuerdo con observadores de la cumbre, los Estados Unidos, Arabia Saudita, Australia, Brasil y Japón fueron los Estados que paralizaron las negociaciones, mientras China e India fueron ambiguos en sus posturas. La retirada de los Estados Unidos del Acuerdo de París ha creado un vacío que lleva a otros países a ajustar intereses comerciales de corto plazo por encima de intereses duraderos. 

Por ejemplo, Australia, un exportador de carbón, y Brasil, con un gobierno que promueve deforestación a favor de la industria maderera y los agro-negocios, se impusieron a la posibilidad de implementar una norma para un sistema comercial de emisiones de carbono. 

Una coalición de pequeñas naciones insulares, estados isleños amenazados por los cambios en temperaturas, dijo en un comunicado que estaba "horrorizada y consternada" por la escala de lo que llamó inacción y la falta de decisiones sobre cuestiones críticas. Y organizaciones civiles y aborígenes se sintieron marginadas ante los procesos de negociación. 

La declaración final fue notable por lo que cuenta como un lenguaje diplomático excepcionalmente débil, citando una "necesidad urgente" de reducir las emisiones de conformidad con el Acuerdo de París.

El debate sobre la sostenibilidad hace mucho estipulaba la relación entre la destrucción del ambiente y la desigualdad social. Mientras los países desarrollados mantienen un sistema basado en un consumo sin fin, los países en vías de desarrollo carecen de las mismas oportunidades, pero pagan el precio del desastre ambiental. Hoy por hoy, ya no es cuestión de sostenibilidad, sino de implementar una cultura regenerativa con la naturaleza sin esperar un determinismo tecnológico como panacea.   

Ahora se hace más evidente la necesidad de romper con marcos conceptuales de la política internacional. Parece ser que las estructuras y precedentes en las relaciones internacionales y la evolución de normas hacia la gobernanza global no son lo suficiente para poder mitigar problemas ambientales de urgencia. La solución a estos problemas de envergadura requiere acción más allá del Estado-Nación.    


Otras columnas de José Gabriel Martínez Borrás

sábado, 27 de junio de 2020

La Ley de Acción Climática en Irlanda

Una nueva administración planea prohibir las importaciones de gas natural, implementar recortes en emisiones de gases de carbono y poner fin a la explotación del gas natural y petróleo, escribe José Gabriel Martínez Borrás

miércoles, 27 de mayo de 2020

La crisis como oportunidad

José Gabriel Rodríguez Borrás exprsa que diferentes países están en transición hacia modelos basados en el decrecimiento, que contrario al crecimiento económico, promueve el bienestar social en equilibrio con la naturaleza

lunes, 13 de abril de 2020

Cooperación y desarrollo internacional ante el virus

José Gabriel Martínez Borrás expone que urge un nuevo consenso ecológico multilateral, que democratice las organizaciones internacionales, para incorporar las necesidades de los países en vías de desarrollo (PVD) con respuestas inmediatas