Brenda Reyes Tomassini
💬

Pandemia, sequía y aumento en nuestros desperdicios sólidos

Tan temprano como este viernes, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados podría estar anunciando un racionamiento para los abonados que reciben servicio de agua potable del Lago Carraízo. Este embalse ha sufrido una merma en su capacidad de captación por varios factores, entre estos la deforestación, sedimentación y la gran cantidad de residuos que recibe con las escorrentías. A eso debemos añadirle las condiciones climáticas de falta de precipitación y sequía, además de un mayor uso de agua debido a la pandemia de COVID-19.

Este panorama no es nada alentador para nuestros vertederos. Durante la pasada sequía de 2015 vimos cómo aumentó el uso de agua embotellada en un 30%, de acuerdo a datos ofrecidos, en ese entonces, por el Departamento de Asuntos al Consumidor. De igual manera, aumentó la cantidad de utensilios y platos desechables de cartón, plástico y foam que llegaron a nuestros sistemas de rellenos sanitarios o vertederos. Los centros de reciclaje comenzaron a ver también un aumento en el material que recibían. 

La pandemia, de por sí, ha traído un aumento en el volumen de desperdicios a nivel residencial de un 15%. El anuncio de un plan de racionamiento pudiese elevar ese número en unas semanas, ya que el embalse de Carraízo suple a la gran mayoría de los abonados del área metropolitana y algunos pueblos del este. Específicamente a 180,000 abonados entre residencias, industrias y comercios. 

Coincidiendo con la reapertura de actividades turísticas, la época de verano y la pandemia, el racionamiento llega en un momento difícil. Por un lado, las medidas de salubridad requieren lavado de manos como primera forma de evitar el contagio y los procesos de limpieza y desinfección de comercios, industrias y oficinas exigen mucho uso de agua. Por el otro, aumenta el consumo de productos embotellados como agua, refrescos, jugos y bebidas en envases plásticos o de cristal para asegurar higiene y prevenir contaminación. Las restricciones impuestas por China en 2018 para aceptar plástico requieren que el material que vaya a reciclarse esté en óptimas condiciones, entiéndase limpio, lo que lleva nuevamente al uso de agua para enjuague y su eventual reciclaje. En Puerto Rico no contamos con facilidad para reciclar vidrio y/o triturarlo para reciclar. Casi todas las botellas de vidrio terminan en un vertedero o sistema de relleno sanitario junto con los guantes y mascarillas desechables producidas por la pandemia.

El Informe sobre la Sequía de 2014-2016 del Departamento de Recursos Naturales concluye que se espera que los eventos de sequía sean más frecuentes. Es indispensable que repensemos nuestro consumo de agua ante esta nueva realidad y el reto que vivimos hoy: pandemia y sequía. Es nuestro deber conservar agua mientras cuidamos de nuestra salud. El agua es esencial para la implementación de medidas de higiene que evitan brotes y contagios de COVID-19. Sin embargo, hay áreas donde podemos ejercer mayor cuidado con el uso y no abuso del recurso agua. El agua es un recurso finito. También lo es el espacio de nuestros vertederos. 

Es también hora de repensar nuestros hábitos de consumo a nivel individual. Ahí es donde ejercemos mayor control. Preferir tener una jarra con filtro, llevar nuestra propia botella reusable con agua todo el tiempo, promover negocios que usen materiales compostables e instar a aquellos que no los usan a que hagan el cambio y si es absolutamente necesario que consuma una bebida y ha olvidado su botella reusable, prefiera aquello que viene en aluminio. El aluminio se recicla con más facilidad debido a la demanda que tiene en el mercado. La solución a estos problemas está en cada uno de nosotros.


Otras columnas de Brenda Reyes Tomassini

viernes, 19 de junio de 2020

Hay que detener la lluvia plástica

Es hora de repensar y reducir nuestro consumo, reusar cuanto podamos y reciclar lo que nuestro municipio reciba. De no hacerlo, cualquier aguacero será una lluvia plástica, escribe Brenda Reyes Tomassini

martes, 9 de junio de 2020

Protegiendo nuestros océanos

Brenda Reyes Tomassini declara que, más allá de evitar que la basura y los residuos lleguen a nuestras costas, proteger nuestros océanos es proteger nuestra propia salud

miércoles, 27 de mayo de 2020

No es un asunto de multas

Es hora de que el puertorriqueño asuma su rol sobre su entorno y responsabilidad de sus actos. Más multas no frenarán la situación, dice Brenda Reyes Tomassini