Brenda Reyes Tomassini
💬

Protegiendo nuestros océanos

Si algo nos ha enseñado la pandemia del COVID-19 es cuánto atesoramos los puertorriqueños salir a contemplar el mar. Una vez se anunció que la restricción de caminar frente al mar había sido suspendida, miles salieron a darse una vuelta por uno de nuestros recursos naturales más valiosos y nuestro principal atractivo turístico: las playas. 

Hoy conmemoramos el Día Internacional de los Océanos, cuyo tema gira alrededor de la necesidad de innovación para un océano sostenible.  Es nuestro deber proteger este recurso que compone el 71% de la superficie del planeta y contiene el 97% del agua de este. Nuestros océanos son fuente de alimento, recreación, transporte, investigación. La actividad en torno a estos contribuye grandemente a la economía mundial con 28 millones de empleos. También son clave en el balance de la vida en el planeta y los ecosistemas. El agua que se evapora del océano regresa a nosotros a través del ciclo de la lluvia, proveyéndonos agua dulce, la cual es apta para el consumo humano. 

Con la llegada de COVID-19 hemos visto que la basura pandémica ha ganado acceso a nuestras costas, lo cual se suma a las amenazas que enfrentan de por sí, como lo son plásticos. Estos se insertan en la cadena alimenticia al descomponerse en pequeñas partículas conocidas como microplásticos-colillas de cigarrillos, foam, y otros tipos de desperdicios que llegan a nuestras costas por las actividades humanas que se llevan a cabo en estas o en las cuencas de agua. Anualmente, la organización Scuba Dogs Society, a través de la Limpieza Internacional de Costas, nos provee una radiografía de lo que llega a nuestras playas. Solamente el año pasado, en este evento se recogieron casi 118,000 libras de basura de nuestras costas en un solo día. 

Pero la basura no es el único peligro que enfrentan nuestros océanos. Las altas temperaturas en el planeta, ocasionadas por actividades humanas con alto consumo de combustibles fósiles, amenazan los arrecifes de coral. Una cuarta parte de las especies marinas depende de los corales para su sustento y bienestar. Los corales comprenden menos de un 2% de la superficie marina y son considerados el equivalente a los bosques pluviales de la superficie terrestre. Adicional al aumento en la temperatura de los océanos, la sobrepesca y la contaminación por aguas de escorrentía cambian la composición química, ocasionando el blanqueamiento y la muerte de este delicado y vital ecosistema marino.

Más allá de evitar que la basura y los residuos lleguen a nuestras costas, proteger nuestros océanos es proteger nuestra propia salud.  El océano es el corazón de nuestro planeta, ya que produce la mitad del oxígeno que respiramos y es fuente del 16% de la proteína que consumimos los seres humanos. Una de cada cuatro personas depende de la pesca para su alimento diario.

Necesitamos soluciones innovadoras para proteger nuestros océanos de los desafíos que enfrentan a diario. La solución más importante está en nuestras manos, eligiendo acciones individuales que abonen a su protección.

¡Proteger nuestros océanos es asunto de todos!


Otras columnas de Brenda Reyes Tomassini

miércoles, 24 de junio de 2020

Pandemia, sequía y aumento en nuestros desperdicios sólidos

Es indispensable que repensemos nuestro consumo de agua ante esta nueva realidad y el reto que vivimos hoy: pandemia y sequía. Es nuestro deber conservar agua mientras cuidamos de nuestra salud, plantea Brenda Reyes Tomassini

viernes, 19 de junio de 2020

Hay que detener la lluvia plástica

Es hora de repensar y reducir nuestro consumo, reusar cuanto podamos y reciclar lo que nuestro municipio reciba. De no hacerlo, cualquier aguacero será una lluvia plástica, escribe Brenda Reyes Tomassini

miércoles, 27 de mayo de 2020

No es un asunto de multas

Es hora de que el puertorriqueño asuma su rol sobre su entorno y responsabilidad de sus actos. Más multas no frenarán la situación, dice Brenda Reyes Tomassini