OPINIÓN
Punto de vista
prima:Proyecto Dignidad o el triunfo de la banalidad del bien

Ahora, los partidos que se han alternado el poder escarban en la nueva derecha patética coreando una frase digna de la banalidad del bien: ‘Proyecto Dignidad c’est moi’, escribe Cezanne Cardona Morales

7 de octubre de 2023 - 3:40 AM

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente del autor y no reflejan las opiniones y creencias de El Nuevo Día o sus afiliados.

Para regalarle una digna tarde de lujuria a su protagonista, y librarse a su vez de la censura del Segundo Imperio francés, Flaubert desplazó su pluma hacia la intemperie. Así que montó a Emma Bovary y a su amante Léon en un carruaje, pero corrió las cortinas de las ventanas y nos sacó de la escena. Es decir, nos puso a imaginar desde afuera los endosos del placer. Sólo sabemos que la escena se vuelve picante cuando vemos al carruaje bambolearse de lado a lado, pasando por las mismas calles a toda prisa, o cuando el conductor fustiga a los caballos y el sudor ecuestre casi nos salpica. A pesar de que no hubo desnudez explícita, el abogado imperial, Ernest Pinard, señaló la escena del carruaje en medio del juicio y la usó como ejemplo de una de las acusaciones que se le hacía a Flaubert y a su novela: ofensas a la moral pública. Pero lo peor no fue eso, sino la excusa frívola que utilizó Ernest Pinard en su alocución cuando dijo que Madame Bovary debía ser censurada porque la novela promovía “la poesía del adulterio” y para que “no cayera en manos de niñas”. Esa es, 166 años después, la misma máscara detrás de la cual se esconde el conservadurismo patético de Proyecto Dignidad: “con los niños no se metan”.

Guías de Opinión
Las columnas deben enviarse a Gerardo Cordero: gerardo.cordero@gfrmedia.com. Las columnas tienen que ser de 300, 400 o 500 palabras. Al enviarnos su columna, el escritor concede a GFR Media una licencia exclusiva, perpetua, irrevocable, sublicenciable, mundial y libre de regalías para reproducir, copiar, distribuir, publicar, exhibir, preparar obras derivadas, traducir, sindicar, incluir en compilaciones u obras colectivas, y de cualquier otro modo de forma general utilizar su columna (en todo o en parte), sin reserva ni limitación alguna, en cualquier medio (incluyendo pero sin limitarse, a las versiones impresas o digitales o en los sitios web o aplicaciones móvil del periódico El Nuevo Día), forma, tecnología o método conocido en el presente o que sea conocido, desarrollado o descubierto en el futuro. El autor acepta que GFR Media, LLC, podría cobrar a los suscriptores las versiones digitales, sitios web o aplicaciones móviles de GFR Media por el acceso a la columna. has context menu


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: