Nilsa Pietri Castellón

Punto de vista

Por Nilsa Pietri Castellón
💬

¿Qué quiere Ricardo Rosselló?

Tras su renuncia, Ricardo Rosselló Nevares recibió un aviso de la Oficina del Contralor Electoral de que tenía que remitir al Departamento de Hacienda los donativos políticos en manos de su comité de campaña.

Rosselló Nevares había anunciado a principios de este año que aspiraría a la reelección en los comicios de 2020, por lo que había reactivado su comité de campaña y, en consecuencia, el ingreso de donativos.

Aunque inicialmente se dio la impresión de que cumpliría con el reclamo del contralor electoral, Walter Vélez, eventualmente Rosselló Nevares notificó que mantendría su comité para una candidatura indefinida para el año próximo.

Al mantener operativo el comité, Rosselló Nevares no devolvió los donativos recaudados mientras era gobernador, que se estima sobrepasaban los $2 millones.

¿A qué candidatura piensa aspirar el exgobernante en 2020? A la gobernación no es, ciertamente.

Entonces, tal vez quiera postularse a un escaño legislativo, o quizás a una alcaldía. ¿A comisionado residente en Washington, a lo mejor? ¿Y por cuál partido?

Es obvio que Rosselló Nevares no puede postularse a nada en Puerto Rico después de la incompetencia manifiesta de sus dos años y medio en La Fortaleza. Lo sabe él, lo saben sus colaboradores de campaña, lo sabe el Partido Nuevo Progresista y lo sabe todo el país.

No lo quiere nadie en un puesto político, mucho menos electivo, después de que fuera forzado a renunciar por los escándalos de corrupción de algunos de sus funcionarios más cercanos y de la revelación del infame chat de Telegram que protagonizó con una decena de amigos/funcionarios/contratistas.

Lo menos que quiere ahora el PNP es recordar a Rosselló Nevares. Si pudieran, la comisionada residente Jenniffer González, que se va a postular para la gobernación, y el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, que lo está pensando, borrarían de la memoria colectiva a su anterior líder.

Por suerte para todos, no tendremos que esperar mucho tiempo para que el sueño de regresar a la vida pública de Rosselló Nevares —que es la pesadilla de la gran mayoría de los ciudadanos— se vuelva sal y agua. El período de radicación de candidaturas para las primarias de junio de 2020 abre en diciembre próximo.

Si para entonces no ha desistido de su maquiavélico plan de volver a postularse, será momento de cumplir con la ley y remitir a Hacienda los fondos recaudados. No será el primero, pues el cuatrienio pasado, al entonces gobernador Alejandro García Padilla le tocó hacer lo mismo cuando desistió de aspirar a la reelección.

A estas alturas, Rosselló Nevares, que se fue con su familia a Vienna, Virginia —donde reside su padre— tan pronto se hizo efectiva su renuncia el 2 de agosto, debería estar pensando en otra ocupación, pero en la empresa privada.

Si fuera posible, que no ponga en su resumé lo que hacía en su empleo más reciente.



Otras columnas de Nilsa Pietri Castellón

miércoles, 6 de mayo de 2020

La lenta vuelta a la España de siempre

Salir hoy a la calle, aún con restricciones, es gratificante. Se respira la desescalada. Con la tristeza a cuestas por todos sus muertos, España siente que lo peor ha pasado, escribe Nilsa Pietri Castellón

martes, 17 de marzo de 2020

España: fiesta de aplausos contra el coronavirus

Un país que gusta tanto de vivir afuera, al aire libre, ha tenido que confinarse para protegerse de la enfermedad y para proteger a los suyos y hasta a los extraños, escribe Nilsa Pietri Castellón

miércoles, 12 de febrero de 2020

Un vídeo que reta a la CEE

Convendría a la CEE preocuparse menos por los presupuestos y más por la limpieza y transparencia de los procesos que le toca sacar adelante, dice Nilsa Pietri