Madeline Román

Punto de vista

Por Madeline Román
💬

Racismo, abolicionismo y la cuestión policial


El asesinato de George Floyd a manos de un policía en la ciudad de Minneapolis ha desatado la ira contra el racismo institucionalizado y la brutalidad policíaca no solo en Estados Unidos sino en el plano global.

Si bien la esclavitud en Estados Unidos fue abolida en el año 1863, es evidente que el racismo institucionalizado, cuyo síntoma más visible es el odio, no se resolverá con un decreto. Es por eso que son muchos los que ya han planteado que el abolicionismo es un movimiento social cuya aspiración es producir las condicionales políticas y sociales necesarias para una sociedad post-racial. Es decir, para una convivencia en la que la raza deje de informar las maneras en que los seres humanos nos relacionamos. De ahí la propuesta de reconducir los recursos destinados a la policía a otras instancias educativas y comunitarias que puedan ir labrando ese porvenir.

La dimensión altamente política del trabajo policial es innegable. La policía, tal y como la conocemos hoy en día, surgió en el Reino Unido en el contexto de las primeras revueltas de los trabajadores. Junto al sistema de justicia criminal es el brazo punitivo y represivo del Estado, destacado a aplacar el disenso y la no conformidad. La policía ha sido igualmente el instrumento utilizado en los procesos de “limpieza y saneamiento” de las ciudades. Como ha sido planteado por el filósofo italiano Giorgio Agamben, no hay que olvidar que el exterminio de los judíos fue pensado de principio a fin como un operativo policíaco.

La dimensión racista del sistema criminal/policial en Estados Unidos se expresa en un patrón mucho más elevado de encarcelamientos, convicciones más severas y confinamiento de la población negra por oposición a la de los blancos. De ahí las denuncias en torno a la continuación de la esclavitud vía la cárcel. El evento de policías arrodillados en solidaridad con las protestas es una expresión de este reconocimiento profundo por parte de algunos sectores de la propia policía.

Habrá quien diga que eso no pasa en Puerto Rico, pero un simple cotejo visual a la composición poblacional de las cárceles es suficiente para caer en cuenta de que, en su gran mayoría, son personas fenotípicamente negras.

No obstante, lo más preocupante del trabajo policial es algo más profundo y enraizado. Considérese el siguiente relato de una de mis estudiantes del curso de criminología: un amigo suyo que recién comenzaba a trabajar como policía lo asignan a la labor de patrullaje junto a otro policía de mayor tiempo y experiencia. Al llegar a una intersección, el policía de mayor tiempo le dice a su amigo que estaba conduciendo: “dobla por ahí”, a lo que él respondió “es que es contra el tránsito” y el policía de mayor tiempo le dice: “no importa, para eso tú eres policía…”. Es decir, el problema mayor del trabajo policial es el entendido enraizado de que la policía está “above the law” (por encima de la ley). Se hace urgente caer en cuenta de que no hay estado de derecho porque existan muchas leyes. Hay estado de derecho si el gobierno es capaz de supeditarse a sus propias leyes. 

Valga por lo que esto nos dice respecto de la ira legítima que ha desatado el asesinato de George Floyd a manos de la policía y de la urgencia de seguir apoyando el movimiento abolicionista.


Otras columnas de Madeline Román

domingo, 20 de octubre de 2019

Despenalizar las drogas en Puerto Rico

La socióloga Madeline Román plantea que en Puerto Rico hemos llegado a un punto en el que estamos obligados a ponderar la única propuesta radical: proceder a despenalizar las drogas

lunes, 26 de agosto de 2019

La descarga criminológica

El hecho de que exista gente que mate por un celular no nos deja otra que concluir que el crimen se ha vuelto banal según expone la socióloga Madeline Román

lunes, 25 de junio de 2018

Niños confinados: Un crimen contra la humanidad

La socióloga Madeline Román expone el concepto de la contigüidad democracia/totalitarismo ante las prácticas extremas contra los niños de emigrantes en los Estados Unidos