Orlando Parga
💬

Rosselló, hay que sacar la garrocha

Las encuestas de este diario y las que contratan los dos partidos principales fueron el cadalso para las aspiraciones de reelección de los pasados cuatro gobernadores Sila María Calderón, Aníbal Acevedo Vilá, Luis Fortuño y Alejandro García Padilla. Es por consiguiente razonable concluir que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares podría quedar igualmente augurado ante el negativo espiral en La Encuesta de El Nuevo Día realizada a mitad de este cuatrienio. Para todo fin práctico, Rosselló tiene apenas un año para enderezar el barco. El diagnóstico es reservado porque en política la percepción es ingrediente principal y, como arroja el sumario de datos de La Encuesta publicada en los pasados dos días, la percepción pública sobre el desempeño del gobierno no es buena.

Con esa realidad por delante, desde su comienzo menospreciado por la oposición como un “muchachito sin experiencia”, Ricardo Rosselló ha mostrado tener una capacidad de trabajo inagotable, un temple imperturbable y una disciplina inquebrantable para perseguir sus metas. Este gobernador se inauguró dentro del abismo deficitario de la quiebra, bajo la bota interventora de la Junta de Supervisión Fiscal, sin acceso al salvavidas del crédito y los acreedores apremiándole el cobro de la monumental deuda incurrida por sus antecesores; añadiéndole a sus pesares que nuestra fuerza laboral más productora se debilita por la tendencia de emigración involuntaria al norte.

Como si fuera poco, a los nueve meses de inaugurado, el devastador huracán María paralizó al país y desestabilizó su gobernanza. Este cúmulo de adversidades cerró la pluma presupuestaria; y con poco que repartir y mucho que recoger, se esfumó la confraternidad política de partido y se afiló el puñal traicionero de reto interno al liderazgo del gobernante. Para colmo, a Rosselló le tocó a Donald Trump de presidente en Washington.

El 25% de aprobación que arroja La Encuesta bajo estas circunstancias, no es por lo tanto un “pellizco de ñoco”. Por el contrario, es una base sólida que –a pesar de los duros golpes sufridos –reconoce el esfuerzo y confía en la recuperación a manos del tenaz joven gobernante. El manantial de 30% de indecisos en La Encuesta es más que suficiente para saciar la sed de votos en 2020. La confianza del pueblo en la recuperación que informa La Encuesta será el factor determinante.

Habrá quiénes teoricen que Rosselló sobrevive porque su principal partido opositor está desgaritado. En política, no se triunfa confiándose en la debilidad del adversario, sino en el propio potencial de triunfo. La reelección del gobernador Rosselló a un segundo mandato en 2020 resultará de su timoneo en la recuperación económica de la isla con la masiva ayuda federal que nos ha de llegar, por más esfuerzo de frenarla o restringirla que dedique la burocracia de la Administración Trump. Para lograrlo, hay que jamaquear el palo y desyerbar elterreno… Rosselló tiene que sacar la garrocha para que los bueyes de su gobierno hagan su trabajo… y el que no sirva o incumpla, tiene que irse ya.

El tiempo de procrastinar decisiones difíciles, de las contemplaciones y los ensayos, se acabó. Es tiempo de ejecutar y producir resultados.



Otras columnas de Orlando Parga

viernes, 31 de julio de 2020

¿La carta de Justicia o el discurso de Obama?

No hay que solicitar permiso a Washington para preguntarnos si queremos o no la estadidad como la fórmula descolonizadora; eso habrá que pedírselo al Congreso, escribe Orlando Parga

jueves, 23 de julio de 2020

El virus de la campaña política 2020

Mantener a los hospitales financiados en medio de la crisis de la pandemia para que estén adecuados a recibir los infectados, ¡es simple y esencial sana política pública!, escribe Orlando Parga

jueves, 23 de julio de 2020

Freno al abuso contra médicos y pacientes

Este es el sistema que tiene en fuga a nuestros especialistas médicos más competentes. Los planes médicos les pagan lo que, y cuando, les viene en ganas, dice Orlando Parga

domingo, 19 de julio de 2020

Soñando un pacto anticorrupción

Vamos a las elecciones para escoger gobierno en medio de investigaciones y acusaciones de corrupción como si fuéramos de invitados a la “Fiesta del Chivo”, opina Orlando Parga