Adrián Torres Trigo

Punto de vista

Por Adrián Torres Trigo
💬

Socialdemocracia: ¿una salvación para Puerto Rico?

En Estados Unidos, un movimiento ha tomado fuerza, especialmente en estas primarias del Partido Demócrata, y también ha tomado cierta fuerza en el Partido Popular en Puerto Rico. Este movimiento, liderado por políticos como Alexandria Ocasio-Cortez y Bernie Sanders en Estados Unidos y promovido por, más notablemente, Carmen Yulín Cruz y Aníbal Acevedo Vilá en Puerto Rico, ha gozado de popularidad, especialmente entre los jóvenes. Se trata nada más y nada menos que la socialdemocracia o el socialismo democrático. Pero, ¿es una alternativa viable para Puerto Rico? Pues sí. 

La socialdemocracia, o el socialismo democrático, puede ser resumido en una oración: la imitación del modelo nórdico. Y sí, ya sé que muchos pensarán que Sanders está tratando de imitar a Fidel Castro o a Hugo Chávez, pero nada puede estar más lejos de la realidad. Realmente, este movimiento apoya el libre comercio, el libre mercado, pero con una limitada intervención estatal y grandes programas sociales. Este modelo es aplicado en distintos países (Noruega y Suecia siendo los más conocidos) pero también en otros como Alemania, Francia, Inglaterra, Italia, Portugal, y España, estos dos últimos siendo los más “izquierdistas” por decirlo así. 

En fin, este modelo de gobierno ha resultado exitoso en muchos de los países donde se ha aplicado, y los resultados son usualmente positivos: grandes programas sociales, medicina universal, educación de calidad gratis y poca desigualdad. Estos países parecen ser paraísos en la tierra comparados con la paupérrima realidad puertorriqueña, aunque nuestra realidad es mucho más simple de resolver de lo que parece a simple vista. Aquí analizaré algunas políticas de estos movimientos que se pueden aplicar en Puerto Rico:

Aumentar el gasto público

Tener un alto presupuesto gubernamental es un sí en los países socialdemócratas. Por ejemplo, mientras que en Puerto Rico el presupuesto anual ronda entre el 8-10% del Producto Interior Bruto (PIB) el presupuesto de Suecia ronda entre 50-55% y el de Noruega de 46-50%. Estas cifras evidentemente demuestran que los gobiernos de estos países gastan en promedio mucho más que el gobierno de Puerto Rico. 

Libertad económica 

Los países socialdemócratas también tienen altos índices de libertad económica. Suecia, Noruega, o Alemania están entre los 20 países con más libertad para hacer negocios del mundo, y muchas de las grandes compañías conocidas han surgido en los países mencionados, así como Ikea en Suecia, o Mercedes Benz en Alemania. La libertad económica, o sea, la desregularización estatal en la economía, es clave para el surgimiento económico de Puerto Rico. 

Programas sociales amplios y regularizar la desigualdad

Si algo hace a los países socialdemócratas conocidos, es precisamente su poca desigualdad, salarios altos y medicina universal de primera. Este sistema rechaza el individualismo y promueve la creación de programas sociales para ayudar a los más vulnerables de la sociedad. Según un estudio de la Universidad de Harvard, si Puerto Rico fuera un estado, fuera el más desigual de la unión. Para Puerto Rico prosperar, deben existir programas sociales para la distribución equitativa del capital y así proveerle ayudas al sector de la población más vulnerable. 

Estas son solo tres políticas que se podrían aplicar en Puerto Rico, pero la agenda socialdemócrata incluye otros asuntos, como los derechos de la mujer, acabar con el llamado “wage gap” y quitar restricciones al aborto. Otro asunto que también compete a Puerto Rico es la legalización de la marihuana, que también acabaría con muchos problemas sociales que hay en la isla. 


Otras columnas de Adrián Torres Trigo

lunes, 11 de mayo de 2020

La urgencia de la soberanía alimentaria

Puerto Rico necesita una reforma agraria para disminuir la importación y la dependencia en grandes corporaciones, escribe Adrián Torres Trigo

sábado, 4 de enero de 2020

Se acabó el sueño boricua de prosperidad

Las estadísticas de Chile, Uruguay y otros países nos muestran que ya Puerto Rico no es la envidia de Latinoamérica, a pesar de que muchos piensen lo contrario, plantea Adrián Torres Trigo