Lydia Ayala
💬

Soñar despierto

Alentadora la señal que envía el alboroto que se respira en nuestro aire borincano por las tradicionales fiestas navideñas que se aproximan. Más, aunque regocija el espíritu, irremediablemente, evoca el desconsuelo volcado, hace poco más de un año, ante los despojos de la patria.

Si, ¡descarozada la vida que María le dejó a Puerto Rico! Entre rabiosas ventoleras y rudos empujones, le fue quitando. La fue desnudando hasta, finalmente, descortezarla y arrojar su moribundo cuerpo bajo escombros malolientes. Fue tempestad vertiginosa, y de una fuerza tal, que Borinquen nunca tuvo pizca de oportunidad.

En un parpadeo, el trastazo descarriló su gracia y personalidad. Empantanó su caminar y sus sentidos. Ya no podía deleitarse del sol, la arena, del cinema y el concierto, de las cuevas, haciendas, ranas, amapolas y cotorras. Su paladar se tuvo que desatender del biftec y el churrasco, y acriollarse a la jamonilla y la salchicha. El nervio óptico famaliziarse con excepcional oscuridad. Los decibelios del oido encallecerse ante formidables ruidos de máquinas imprudentemente necesarias, procedentes de bolsillos afortunados. Y su atolondrada voluntad, ajustarse a las miradas huecas de sus niños, adolescentes, ancianos, a los quejidos de sus enfermos batallando contra la mortandad.

¡Mas, del mismo parpadeo que emergió el trastazo, también brotó la bendita mano ayuda! ¡Puerto Rico se encaminó! ¡De cúanto recoveco llegó todo tipo de provisiones, recursos humanos, fondos y equipos a emplearse en la reconstrución de nuestra bendita tierra! Y de los adentros de esta magnanimidad, destelló, sobre todo, el pilar que sostiene al mundo, el sueño del hombre despierto: la esperanza. Si, ¡en el optimismo cauteloso por superar la dolorosa pausa impuesta por María y recuperar la vida sepultada entre los desechos, nos montamos todos los puertorriqueños! ¿¡La rescataremos!? ¡Por supuesto! Si los propios boricuas le inyectamos a los pinos y las luces ese empeño irreprimible por desparramar su gracia, ¿quién los detiene? ¡Veo el fantasma de María, finalmente, disipándose en el horizonte!

Otras columnas de Lydia Ayala

viernes, 7 de febrero de 2020

Canibalismo político en el PNP

A cuatro meses de la celebración primarista, ¿qué más esperar de estos dos contrincantes, hermanos en la política?, cuestiona Lydia Ayala

viernes, 15 de noviembre de 2019

Yulín, ¡estás a tiempo!

Lydia Ayala llama a Carmen Yulín Cruz a convertirse en la líder de la convocatoria soberanista como candidata independiente en las elecciones 2020

lunes, 30 de septiembre de 2019

Gigi reactivando el cuco

Lydia Ayala indica que la tenista olímpica polariza en la política

martes, 10 de septiembre de 2019

Esperemos el tuit

Algún plan deben haber llevado la gobernadora y su equipo de trabajo en su visita a Washington. Ahora habrá que ver la respuesta de Trump, argumenta Lydia Ayala