Rafael Torrech San Inocencio
💬

Una propuesta de sustentabilidad y servicios

Pausemos la crítica y pensemos en soluciones. Aquí una de ellas.

El gobierno no puede atender todas las necesidades sociales derivadas de la pandemia. Aún con el apoyo de los municipios, las necesidades rebasan los recursos disponibles.

Integremos a las organizaciones sin fines de lucro locales. El sector que ha demostrado en desastres previos que puede responder mejor, más rápido y más eficientemente a las necesidades comunitarias. Ya están ahí y conocen mejor sus necesidades.

Recientemente, una coalición de OSFLs y filantropías locales, con investigación de apoyo, estimó que contamos con 4,500 organizaciones comunitarias de impacto social y económico. El informe proyecta un escenario gris con relación a su capacidad financiera para sobrevivir la pandemia. Perderlas tendrá un costo incalculable para el bienestar del país.

Integremos también a FEMA. Según las guías para la emergencia del COVID, FEMA reembolsará hasta el 75% de los costos de servicios predeterminados. Aparte del manejo de la emergencia y los servicios a las instalaciones médicas, FEMA reembolsará parcialmente la compra y distribución de alimentos, agua, hielo, medicinas y otros suministros; equipo de protección vinculable; movimiento de suministros y personas; búsqueda y rescate de personas que requieran asistencia; y mensajes de educación y seguridad al público, entre otros. Muchos son sumamente pertinentes a la apertura de los comedores escolares.

FEMA no reembolsará directamente a las OSFLs por estos servicios. Su protocolo es que el gobierno suscriba acuerdos con cada OSFL y solicite a nombre de ellas los reembolsos. No está claro cómo ni con quién se pactan estos acuerdos en el gobierno. Sin acuerdos no hay reembolsos.  Es una pena que por falta de coordinación no se puedan acceder recursos tan vitales.

¿Cómo entonces ampliamos los servicios a la población a la vez que fortalecemos la sostenibilidad de las OSFLs? Esta es la propuesta: hay que crear un proceso expedito de acuerdos (MOUs) que autorice a las OSFLs interesadas a ofrecer los servicios reembolsables, en coordinación con el gobierno y/o los municipios. Los comedores escolares es un buen comienzo.  

Financiemos inicialmente estos servicios con partidas temporeras de la asignación del CARES Act y de la Junta de Supervisión Fiscal, que suman más de $2.5 billones. Añadamos una partida de costos indirectos de 10%, según autorizado por la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OMB) de los Estados Unidos. Una vez las OSFL sometan la documentación para reembolso de FEMA, el gobierno podrá recuperar el 75% de los fondos asignados.

Múltiples beneficios son posibles. El más fundamental es expandir exponencialmente el alcance y la cadena de servicios para poblaciones contagiadas, vulnerables y más remotas. Con estos servicios esenciales podrán permanecer en cuarentena y proteger su salud y seguridad, y la del pueblo en general.

Lograremos un uso más efectivo y eficiente de los fondos, maximizando los reembolsos disponibles y los recursos económicos para otras necesidades. Y activamos de forma coordinada al Tercer Sector a la respuesta, fortaleciendo su sustentabilidad institucional en el proceso.

Es posible. Es cuestión de unir voluntades.


Otras columnas de Rafael Torrech San Inocencio

martes, 24 de marzo de 2020

Las OSFL: ausentes necesarias

Rafael Torrech San Inocencio señala que hay fondos federales para que las sin fines de lucro se unan a la lucha contra el coronavirus

jueves, 23 de enero de 2020

Los fondos federales CDBG-DR: no es lo mismo llamar al diablo…

Ante el abuso y el fraude recurrente, el gobierno federal va a velar muy de cerca el uso de fondos federales en Puerto Rico. Lo que procede es convencerlos de que podemos administrar sus recursos, dice Rafael A. Torrech San Inocencio