Orlando Parga
💬

Washington, “we have a problem”

Los resultados de las elecciones de medio término del Congreso denuncian un problema urgente que amenaza la supervivencia del proyecto democrático concebido por los padres fundadores de la Unión. Así como a los astronautas del “Apollo XIII” se les escapaba el oxígeno, a nuestra democracia la savia que define su fortaleza.

Es defecto humano que, después de asentado, el colonizador haga la vida difícil al próximo que arriba. La mayor parte de la población rural estadounidense es descendiente de los inmigrantes que poblaron y ampliaron las fronteras de las 13 colonias originales; y la que con mayor pasión hoy abriga temores y rencores contra los nuevos inmigrantes y su diversidad de raza o etnia. Esa derecha radicalizada en la rularía es la que sostiene y de la que depende el fenómeno del ‘trumpetismo’.

En 2015 los que asesoraron a Trump no necesitaron de mucho esfuerzo para convencerlo que la ruta a la presidencia era despertar el miedo y odio al inmigrante. De hecho, el 16 de junio de 2015, Trump lanzó su candidatura proponiendo la deportación de inmigrantes ilegales, construir la muralla en la frontera con México y caracterizando al emigrante mexicano como “criminal, traficante de droga y asaltante de mujeres”. La estrategia fue exitosa contra una docena de aspirantes en la primaria republicana y, luego, en la campaña presidencial de 2016 contra la candidatura de Hillary Clinton.

La demagogia suele ser aderezo aceptable de campaña electoral, hasta que al estratega o candidato se le va la mano. Trump trajo al escenario político su carácter irreverente y arrogante, manifestado con abrasiva incultura. Esto, y la disparatada política internacional de su administración, le costaron apoyo electoral en los frentes urbanos y metropolitanos, en los sectores más educados, entre las mujeres, los afroamericanos e hispanos, hasta perder el control de la Cámara en las elecciones de medio término y condenarse al poder dividido hasta el 2020.

El resultado mixto, no obstante, deja viva la reincidencia. El cuento de invasión por una marcha de hondureños que huyen de miseria y atropello en su país se repetirá, con otro disfraz, sembrando otra vez miedo y odio como truco electoral para seres susceptibles. He ahí el dilema. El payaso dejó de ser gracioso y lo chistoso se tornó grotesco. La Unión fue creada como portal democrático para los perseguidos y atropellados del mundo. ¿Es la presidencia de Trump lo que nos define como americanos? La respuesta quedó pospuesta para 2020.



Otras columnas de Orlando Parga

viernes, 31 de julio de 2020

¿La carta de Justicia o el discurso de Obama?

No hay que solicitar permiso a Washington para preguntarnos si queremos o no la estadidad como la fórmula descolonizadora; eso habrá que pedírselo al Congreso, escribe Orlando Parga

jueves, 23 de julio de 2020

El virus de la campaña política 2020

Mantener a los hospitales financiados en medio de la crisis de la pandemia para que estén adecuados a recibir los infectados, ¡es simple y esencial sana política pública!, escribe Orlando Parga

jueves, 23 de julio de 2020

Freno al abuso contra médicos y pacientes

Este es el sistema que tiene en fuga a nuestros especialistas médicos más competentes. Los planes médicos les pagan lo que, y cuando, les viene en ganas, dice Orlando Parga

domingo, 19 de julio de 2020

Soñando un pacto anticorrupción

Vamos a las elecciones para escoger gobierno en medio de investigaciones y acusaciones de corrupción como si fuéramos de invitados a la “Fiesta del Chivo”, opina Orlando Parga