Kenneth Rivera Robles

Tanque de Ideas

Por Kenneth Rivera Robles
💬

Las joyas de la corona federal

Como consecuencia de la pandemia de COVID-19 el gobierno federal ha adoptado varias iniciativas legislativas para proveer beneficios económicos a los ciudadanos. Para el sector comercial probablemente las partidas más favorables, pues proveen los mayores beneficios, deben ser dos préstamos de la Small Business Administration (SBA) que discutiremos a continuación. Estos dos préstamos no están disponibles para personas con más de 500 empleados aunque existen algunas excepciones. Para estas empresas hay otras alternativas disponibles como los Créditos por Retención de Empleo o los préstamos CESA.

Economic Injury Disaster Loans (EIDL)

El EIDL es un préstamo que hace SBA de hasta $2 millones con una tasa interés de 3.75% y sin gastos de originación. Los préstamos son pagaderos a 30 años, con un año de prórroga y en algunos casos no se requieren colaterales o garantías personales.

Los EIDL tienen una modalidad de pagos por adelantado denominados los “EIDL Advances”. Estos avances se condonan así que es un “préstamo” que usted no tendría que pagar. Los avances serían de hasta $10,000 y se estaban pagando a razón de $1,000 por empleado. La solicitud de los EIDL incluyendo los avances se hace a través del portal de internet de SBA (www.sba.gov). Para los EIDL Advances se habían asignado originalmente $10,000 millones.

Paycheck Protection Program (PPP)

El PPP es otro préstamo de SBA pero se solicita a través de una institución financiera privada y el SBA los garantiza. Este préstamo tiene una duración de 2 años (con 6 meses de prórroga), una tasa de 1%, no hay gastos de originación y no requiere colaterales o garantías personales. La cantidad del préstamo será el gasto de salario mensual promedio del solicitante multiplicado por 2.5 hasta un máximo de $10 millones. O sea, que si una persona tiene una nómina mensual promedio de $100,000 pues podría solicitar un préstamo de $250,000 ($100,000 x 2.5). Para determinar el gasto de nómina mensual promedio puede considerar los últimos 12 meses. Sin embargo, también puede usar el gasto de nómina del año 2019 que es más fácil de computar y constatar por la institución financiera. Para este cómputo la cantidad máxima de salarios elegibles se limita a $100,000, si alguien se gana más, solo consideraríamos $100,000.

Y aquí la mejor parte del PPP, si le aprueban los $250,000 y se usan para pagar gastos elegibles, pues se los condonan también por lo que no tendría que pagar los $250,000. Los gastos elegibles incluyen nómina, intereses, utilidades y renta. Es importante señalar que los gastos elegibles deben ser incurridos en el periodo de ocho semanas desde que recibe el préstamo y se debe utilizar el 75% en gastos de nómina. Como el propósito de estos préstamos es que el patrono mantenga su fuerza laboral, la cantidad condonada se reduce si el patrono reduce el número de empleados o su gasto de nómina de forma sustancial (una reducción de 25% o más del gasto de nóminaanterior a la crisis).

Tenga presente que los cuentapropistas son elegibles para solicitar el PPP. Así que cuando compute su gasto de nómina elegible no debe incluir el pago a sus contratistas independientes.

Para los PPP se habían asignado originalmente $349,000 millones.

¿Qué pasó con la primera ronda?

Los fondos de ambos préstamos que se podrían condonar se agotaron el día 16 de abril. Aunque todos sabíamos que dichos fondos se iban a gastar rápidamente, estos programas se movieron con una velocidad descomunal. Esta situación no resultó favorable para los empresarios de Puerto Rico. Tampoco lo fue el hecho de que las cooperativas recibieron la autorización para aprobar estos préstamos solo dos días antes de que se terminaran sus fondos.

El 16 de abril, la SBA emitió un documento llamado el PPP Report y contenía la información de los préstamos aprobados hasta el la madrugada del 16 de abril. De acuerdo a dicho reporte en todo Estados Unidos se aprobaron 1.6 millones de préstamos por una cantidad total de $342,277 millones. A nivel de Puerto Rico solo se aprobaron 2,856 préstamos por una cantidad total de $660 millones. Si hiciéramos un análisis basado en la proporción de nuestra población comparada con la de todo Estados Unidos, debimos haber tenido acceso a 16 mil préstamos y $3,400 millones en fondos. Así que no logramos acceder ni un 20% de los fondos que proporcionalmente no hubiesen correspondido. De hecho, incluso si nos comparamos con estados similares a nosotros, también nos quedamos cortos. Iowa alcanzó 29,000 préstamos ascendentes a $4,300 millones. En el caso de Nevada recibieron 23,000 préstamos y $2,980 millones en préstamos PPP.

¿Y ahora qué?

La semana pasada se aprobó el Paycheck Protection Program and Health Care Enhancement Act con unas asignaciones de $484,000 millones adicionales. Esta medida le inyectó $10,000 millones a los EIDL Advances y $310,000 millones a los PPP. Para dar mayor acceso al programa de PPP de la nueva cantidad asignada $60,000 millones se van a asignar a bancos pequeños, cooperativas y bancos comunitarios. Para que aumentar la accesibilidad, estos fondos ahora no están disponibles para corporaciones públicas y la agencia va a auditar solicitudes de más de $2 millones.

El portal de EIDL aún no se ha vuelto a abrir pero en el caso de los PPP las nuevas solicitudes se comenzaron a aceptar el 27 de abril. Basándonos en el desempeño anterior, se estima que en el caso de PPP se usen a razón de $50,000 millones diarios, lo que quiere decir que resulta sumamente importante moverse con velocidad para que consiga que le aprueben su préstamo.

Aquí resulta necesario un esfuerzo coordinado entre el sector privado y el financiero para hacer las solicitudes de forma correcta y con suma rapidez para conseguir acceso a estos fondos que pueden significar la diferencia en mantener una empresa abierta o cerrada. Siempre hemos dicho que tenemos un sectorprivado vibrante, preparado yeficiente. Llegó el momento de demostrar que estamos preparados y que juntos podremos alcanzar lo que realmente nos corresponde de las joyas de la corona federal.


Otras columnas de Kenneth Rivera Robles

viernes, 19 de junio de 2020

La prioridad: estimular el desarrollo económico

Debemos insertarnos de forma creativa y unificada en la iniciativa de ‘reshoring’, que presenta la oportunidad de aumentar nuestra base impositiva, plantea Kenneth Rivera-Robles