Raymond Pérez
💬

El hipismo local tiene la llave ante el COVID-19

Vale decir que la llave para reiniciar la actividad deportiva profesional en Puerto Rico de cara al COVID-19 la tiene el hipismo, de la mano de todo aquel que esté ligado a esta industria. 

Aunque son palabras mayores, más grande es el reto para todo el personal que corre con este andamiaje de apuestas y carreras de ejemplares. Todo el macro y micro de esta industria es, sin dudas, el espejo en el cual el resto de las actividades deportivas de nivel profesional del país se verán con miras a iniciar sus labores y torneos.

Hablo, por ejemplo, de deportes de ligas profesionales como el baloncesto, el voleibol y el béisbol Doble A, que están en agenda para retomar sus ya iniciadas campañas del 2020.

Sobra decir que la encomienda no es simple ni fácil para el hipismo. 

La industria hípica debe apuntar en este mes de junio a poder demostrarle a las entidades salubristas y al gobierno que su protocolo de seguridad y salud, tanto para el personal en Camarero, como en las agencias hípicas, es uno efectivo y precavido.

La ecuación matemática es simple: si el hipismo tiene un éxito salubrista a lo largo de este mes, eso sería una gran noticia para el deporte en general, máxime para el profesional, donde ya se habla de permitir una cantidad controlada de público en las gradas.

El pasado fin de semana, viernes y sábado, el hipódromo Camarero retomó sus carreras tras 81 días de pausa por el coronavirus. Lo hizo sin fanáticos y cumpliendo con la orden ejecutiva relacionada a la cuarentena. 

Claro, es importante destacar el monto de las jugadas en esos dos días. El viernes el monto fue de $440,686.50 y el sábado, $463,543.50. Como comparativas, el último viernes y sábado antes de la cuarentena (13 y 14 de marzo) las apuestas superaron —entre ambos días— el millón de dólares. Este pasado viernes funcionaron 333 agencias hípicas de algunas 500 que operan en el país. El sábado funcionaron 344. Se informó que antes de la cuarentena operaban entre 450 y 490 agencias a diario.

Este mes de junio para el hipismo local debe ser uno de “trial and error”, con mayor enfoque en su protocolo de salud que en las ganancias de las apuestas mismas. Si resulta un éxito lo primero, lo otro llegará de la mano.





Otras columnas de Raymond Pérez