Raymond Pérez
💬

Gesta histórica en Guayanilla en los 42.195 kilómetros

En los Juegos Olímpicos de 1984 en Los Ángeles, la boricua Naidy Nazario fue una de 50 competidoras que participaron en el debut del maratón olímpico a nivel femenino.  

Nazario arribó número 33 en el evento de los 42 kilómetros y 195 metros, con marca de 2:45:49. 

Dos años más tarde, en 1986, en el debut de la disciplina del maratón en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en República Dominicana, Nazario ganó el oro, con tiempo de 2:55:44. 

La oportunidad de Nazario, y para el resto de las corredoras, no se dio en un vacío. Como de ordinario sucede, hubo que superar y romper mitos y actos de discrimen. El mito mayor era que las mujeres no estaban hechas para completar 42 kilómetros y que correr grandes distancias les traería problemas para quedar embarazadas. 

Así, mujeres como la griega Stamata Revithi, de quien se dice corrió de forma clandestina el maratón olímpico en Atenas 1896, y la británica Violet Percy, quien corrió el maratón entre las localidades de Windsor y Londres en 1926, entre otras, fueron importantes para desmitificar ciertas creencias infundadas. 

En 1970, se celebró en Estados Unidos el primer campeonato de maratón para mujeres. En 1972, Boston aceptó las féminas en su maratón y en 1980 el Colegio Americano de Medicina Deportiva negó la existencia de pruebas científicas que demostraran que las carreras de larga distancia perjudicaran la salud de las mujeres.

Pero, sepa que antes de la gesta de Nazario, un domingo 21 de junio de 1976 en Puerto Rico, dos atletas fueron pioneras en correr en 42.195 kilómetros, según destaca el historiador deportivo ponceño, José “Pepén” Fernández Colón. 

Pepén indicó que hace 44 años, la yaucana Lucía Flores, de entonces 22 años, así como la peñolana Tere Ann Geraldino, de 14 años, terminaron el maratón organizado por la fraternidad Nu Zeta Chi de Guayanilla, un circuito a dos vueltas que cubrió gran parte de Guayanilla y una parte de Yauco.

Fernández Colón recordó que, en el caso de Geraldino, hubo que sacarle un permiso por parte de su padre para que pudiera participar. 

Flores, hoy una maestra retirada y exatleta nacional, llegó primera con tiempo de 4:45:36. Geraldino reside hoy día en Peñuelas.

Vayan, pues, par de medallas históricas pintadas de coraje y determinación para ambas.





Otras columnas de Raymond Pérez