Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Las mujeres que sufren de períodos menstruales dolorosos, perciben que este síntoma disminuye su calidad de vida, ya que pierden días de estudio y de trabajo. El dolor recurrente puede llevar a depresión, irritabilidad, ansiedad, coraje y puede afectar la relación de pareja.

La endometriosis es un desorden médico en el que el tejido que está dentro del útero, llamado endometrio, crece fuera del útero. Este tejido continúa actuando como usualmente lo haría dentro del útero; se engrosa, se rompe y sangra con cada ciclo menstrual. Al no tener manera de salir del cuerpo, se queda atrapado en la pelvis, el tejido que está alrededor, se irrita y, eventualmente, desarrolla un tejido de cicatrización y adherencias que enlazan los órganos y los une. Los órganos que se afectan con más frecuencia son los ovarios, intestinos y el tejido que está alrededor de la pelvis.

Entre los factores que aumentan el riesgo de desarrollar endometriosis están: no haber tenido embarazos, tener historial familiar con endometriosis (madre, tía o hermanas) y cualquier condición médica que evite el flujo normal de la menstruación.

El síntoma principal de la endometriosis es el dolor pélvico severo, usualmente asociado al periodo menstrual, el cual se torna más severo con el pasar del tiempo si no es tratado. La severidad del dolor no es un indicador de la severidad de la endometriosis. Las mujeres que presentan estos síntomas deben buscar atención ginecológica. La causa del dolor pélvico severo y crónico puede ser difícil de diagnosticar, pero descubrir el problema a tiempo puede evitar complicaciones futuras.  Los síntomas comunes de la endometriosis se pueden confundir con otros diagnósticos del área pélvica.

Otros síntomas comunes en pacientes con endometriosis pueden ser: dolor al tener relaciones sexuales, sangrado profuso durante los periodos menstruales, infertilidad, fatiga y nausea.  Otra complicación de la endometriosis es la infertilidad.  Aproximadamente, de un 30 a 50 % de las mujeres que tienen endometriosis, tienen dificultad para embarazarse. Es importante conocer que la mayoría de las mujeres con endometriosis, de leve a moderada, pueden concebir y tener embarazos normales.

En cuanto a la evaluación médica por la (el) ginecóloga(o), la evaluación física, el examen pélvico y el uso de sonogramas pélvicos son las herramientas para identificar los quistes asociados con la endometriosis, llamados endometriomas.  La laparoscopia, procedimiento quirúrgico bajo anestesia general,  es la única manera en que se puede diagnosticar la endometriosis bajo visualización directa de sus implantes a través de un lente insertado por el ombligo de la paciente. También provee información sobre la localización y el tamaño de los implantes de endometriosis, lo cual ayudará al médico a decidir lasopciones y las alternativas de tratamiento más adecuadas para la severidad de la condición.  

El tratamiento para la endometriosis puede variar desde remedios caseros y tratamiento alternativo, hasta medicamentos o cirugía. Remedios caseros como baños calientes y “pads” calientes pueden relajar los músculos pélvicos, lo cual reduce el dolor. También se pueden utilizar tratamientos alternativos, como la acupuntura. El tratamiento que se escoja dependerá de la severidad de los síntomas y del deseo de la paciente de tener embarazos futuros.

Entre las terapias hormonales que se usan para tratar la endometriosis están los anticonceptivos, los cuales pueden reducir o eliminar el dolor de la endometriosis leve o moderada. Otra terapia hormonal son los agonistas de la hormona secretora de gonadotropina, que bloquean la producción de las hormonas que estimulan los ovarios, lo que previene que ocurra la menstruación al bajar los niveles de estrógeno, provocando una disminución de los implantes de endometriosis, o ponerla en remisión durante el tiempo de tratamiento y, en ocasiones, por meses o años luego del tratamiento. Las terapias hormonales no son una cura permanente para la endometriosis y, en ocasiones, es posible que se pueda experimentar recurrencia de los síntomas luego de terminado el tratamiento.

La cirugía conservadora trata de remover los implantes de endometriosis para aumentar la probabilidad de embarazos y mejorar los síntomas. En algunos casos en que la cirugía conservadora no ha sido efectiva en poder lograr un embarazo, la tecnología de reproducción asistida es una buena alternativa. En casos de endometriosis severa, en donde los tratamientos previamente descritos no han sido exitosos, y se ve afectada la calidad de vida de la paciente, el tratamiento final es la remoción del útero y ambos ovarios. La remoción del útero solamente no es efectiva, los ovarios tienen que ser removidos debido a que ellos son los productores de estrógeno, hormona que estimula los implantes de endometriosis. Esta cirugía es considerada como una última opción de tratamiento, sobre todo en mujeres de edad reproductiva debido a que no se puede quedar embarazada luego de una histerectomía. 

Existen grupos de apoyo para mujeres con la condición de endometriosis. En ocasiones, puede ayudar el hablar a otras mujeres que entienden la condición y comparten sus sentimientos y experiencias.  


La autora es Board Certified, ginecóloga, cirujana y especialista en Medicina Restaurativa y “Anti-Aging”, con práctica privada en La Torre Médica de Plaza Las Américas, oficina 1210. Para información sobre Medicina Restaurativa, llama al 787-751-3326, extensión 3. Para ginecología, marca la extensión 1.


💬Ver 0 comentarios