Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Pensar produce secreciones químicas que nuestro cerebro puede interpretar como excitación por hacer cosas nuevas e imaginar posibilidades. Igual nos puede llevar a sentir miedo que nos paralice y nos convierta en víctima. (Shutterstock.com)

¿Por qué las langostas no van al médico? Si alguien nos planteara esa pregunta, ¿cuál sería nuestra reacción inicial? Inmediatamente, nuestros cerebros reciben ese estímulo (esa hipotética pregunta) se activa una serie de procesos que producen descargas eléctricas y secreciones de sustancias químicas que tienen múltiples efectos sobre nuestro organismo.


💬Ver 0 comentarios