Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Asperger (horizontal-x3)
El 18 de febrero es el Día Internacional del Síndrome de Asperger, para crear conciencia de la existencia de un grupo de individuos a nivel mundial que cada día se esfuerzan por recibir los servicios adecuados que les permitan una vida más plena. (Suminis

Inmediatamente vi a Luis supe que no era un niño más con un simple problema de comprensión de lectura, sobre todo de temas abstractos, como se me había indicado. Tenía 11 años, pero quedé impactada por la dificultad en sostener una conversación en forma apropiada. Su contacto visual era mínimo y su voz era carente de inflexiones. Le hice una simple pregunta de que en qué grado estaba y cómo era su escuela para “romper el hielo” e iniciar una conversación. El comenzó a hablar en un monólogo, cambiando el tema se fue por la tangente hablando de su tema favorito: la corte inglesa, principalmente de Enrique VIII y todas sus esposas, los años en que nacieron y murieron, y sus hijos, mientras yo me sentía que estaba ante un documental del canal de cable. Luego de la extraña "conversación" hablé con su madre, quien me informó que Luis recibía terapia con un psicólogo porque no socializaba en la escuela y se mantenía solo en el receso, por la dificultad de tener amigos, por lo cual estaba recibiendo terapias para aumentar su autoestima.  En ese momento sospeché lo que luego se confirmó: Luis tenía el síndrome de Asperger.

¿Qué es el síndrome de Asperger?  

Para el 1944 un doctor austriaco llamado Hans Asperger descubrió unas características que veía en común en varios niños. Observó dificultades con las destrezas sociales, por las cuales eran catalogados como raros y no podían hacer amigos con facilidad. También observó conductas repetitivas y excéntricas, así como preocupaciones inusuales o rituales, como organizar todo de cierta forma o vestirse en una forma en particular. Su contacto visual interpersonal era mínimo y también presentaban ausencia o dificultad con las expresiones faciales y gestos, así como en comprender el lenguaje corporal.

Aunque tenían un vocabulario extenso, en ocasiones utilizaban palabras fuera de contexto o en el contexto inapropiado. Sus intereses eran limitados (todo sobre Egipto, aviones, carros o récords deportivos), obsesivos y a veces complejos para su edad. Su vocabulario no era de uso común entre los niños de su edad, por lo cual podían usar la palabra “cálido en vez de “caliente” al hablar del clima, “brumoso” en vez de “nublado” o “atmósfera” en vez de “aire”, algo inusual en un niño pequeño. Eran torpes, poco coordinados, presentaban dificultades en mantener el espacio personal y en ajustarse a cambios de rutina. También observó el doctor Asperger una híper sensitividad a los sonidos y/o luces, y que frecuentemente eran muy maniáticos con las comidas. Sus voces eran monótonas y presentaban dificultad para mantener una conversación por solo concentrarse en ellos mismos. Presentaban, además, dificultades con el pensamiento abstracto y en comprensión de lectura, aunque algunos habían aprendido a leer desde bien temprana edad y lo hacían a la perfección. 

El Dr. Asperger publicó un artículo que describía este patrón de comportamiento, indicando también que la mayoría eran varones jóvenes con un cociente de inteligencia normal o sobre el promedio. En las áreas del habla y lenguaje aparentaban tener un desarrollo normal, aunque destacó que tenían una característica con los niños autistas: un problema significativo en las destrezas pragmáticas o en la comunicación social. 

Luego de denominársele a este conglomerado de dificultades como el síndrome de Asperger, mucho se ha escrito sobre el mismo desde entonces, aunque para muchos, es aún algo desconocido. 

Los jóvenes o los niños con Asperger perciben el mundo diferente, pero contrario al niño con autismo típico, quieren tener amigos y se frustran porque no saben cómo hacerlo. Generalmente, son rechazados por sus “excentridades”. Tienden a relacionarse mejor con niños pequeños o con adultos, pero no con sus pares. 

¿La causa?  

Aún no se conoce, aunque se sospecha que puede haber un factor hereditario. El síndrome de Asperger es más común que el autismo típico. 

A pesar de lo común, el desconocimiento causa que muchos pasen una vida de frustraciones, sintiéndose diferentes sin saber por qué y sin conocer que hay diversas ayudas para ellos. Por la naturaleza de la incapacidad social, la mayoría de los individuos con este síndrome son diagnosticados en la pre o adolescencia, por ser esta etapa cuando surge la presión de grupo y cuando más herramientas pragmáticas o sociales se requieren.  

¿Hay alguna ayuda para los individuos con Asperger?

Sí: la terapia de lenguaje enfocada en el desarrollo de destrezas pragmáticas o sociales y en el pensamiento crítico o abstracto para que puedan entender el lenguaje figurado, los refranes o chistes es muy beneficiosa. La terapia auditiva es necesaria para lidiar con las dificultades en el procesamiento, como lo son el enfoque y razonamiento auditivo, la comprensión de instrucciones múltiples, así como con la tolerancia a algunos ruidos. La terapia ocupacional es necesaria para desarrollar un procesamiento sensorial-motor adecuado, así como también lo es la terapia psicológica para los asuntos emocionales típicos en estos individuos que tienen la inteligencia para darse cuenta de que son diferentes, pero que quieren ser aceptados, tener amigos, ser parte de la sociedad.

Año 2013: ¿La muerte de un diagnóstico? 

El manual de la Asociación de Psiquiatras de  Estados Unidos que describe los diversos diagnósticos clínicos (Diagnosis Manual of Mental Disorder o DSM, por sus siglas en inglés) incorporó el Síndrome de Asperger en el 1987 y lo removió en el 2013, al hacerse la más reciente revisión al manual. Los niños y los jóvenes que antes hubiesen recibido este diagnóstico son ahora diagnosticados dentro del espectro de autismo, como autismo nivel 1. Sin embargo,muchos padres y clínicos se han resistido a la nueva clasificación y persisten en utilizar el nombre de Asperger, acogiendo el código de diagnósticos a nivel internacional, que aún lo incluye. Los grupos de apoyo y asociaciones de padres aún persisten en utilizar un diagnóstico que se niega a morir. Grupos de individuos con Asperger ya se identifican con ese diagnóstico y se resisten a cambiar el mismo porque les da una sensación de pertenencia, de identidad. A larga, una etiqueta no hace a un individuo, pero sentirse parte de un grupo afín, hace que cualquier carga sea más llevadera. 

El 18 de febrero es el Día Internacional del Síndrome de Asperger, que este día sirva para crear conciencia de la existencia de un grupo grande de individuos a nivel mundial que cada día se esfuerzan por ser reconocidos y aceptados, por recibir los servicios adecuados que les permitan una vida más plena. ¿Asperger o autismo nivel 1? Son los mismos individuos, con anhelos, sueños y una gran necesidad de ser aceptados con sus diferencias; en esencia, en eso todos somos iguales.

La autora es patóloga del habla y lenguaje y directora del Instituto Fonemi de Puerto Rico. El Centro Fonemi de Puerto Rico es una institución terapéutico-educativa que utiliza los programas modalidades y técnicas de terapia más efectivas, como la terapia sensorial auditiva Tomatis, el programa Lindamood Bell, la terapia oral-motor, la terapia para apraxia del habla infantil y la de narrativa, para ayudar a niños y jóvenes con diversos desórdenes de desarrollo o diagnósticos a superar muchas de sus  dificultades. Ha desarrollado un programa integrado e intensivo para niños con autismo, problemas de lectura y escritura, apraxia del habla infantil y para prescolares con implante coclear. Para información, llama al 787-774-1163, al 787-774-1164, o escribe a [email protected]@fonemipr.com. 


💬Ver 0 comentarios