Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Para crear un patrón de alimentación saludable que beneficie el corazón es bien importante visitar a un nutricionista para que se pueda adaptar esa alimentación al estilo de vida de cada persona.
Para crear un patrón de alimentación saludable que beneficie el corazón es bien importante visitar a un nutricionista para que se pueda adaptar esa alimentación al estilo de vida de cada persona. (Shutterstock)

La mala alimentación, tener una vida sedentaria, la obesidad y los malos hábitos como el consumo de tabaco, alcohol o drogas aumentan considerablemente la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares a largo plazo. No obstante, estos factores de riesgo, al igual que el peligro que representan, son modificables. Por ejemplo, los cambios en la dieta contribuyen a mejorar nuestra salud cardiovascular a corto, mediano y largo plazo.

La nutricionista Zuania Clemente explicó que “un patrón de alimentación saludable significa que debemos hacer una buena selección de una variedad en términos de los grupos de los alimentos. Debemos incluir en cada una de nuestras comidas, ya sea en el desayuno, en el almuerzo, en la cena o en las meriendas todos los grupos de los alimentos”.

Estos grupos de alimentos son los farináceos, las frutas, los vegetales, las carnes o sustitutos, la leche o sustitutos, y las grasas.

[Se busca] “que haya un balance, variedad y moderación en cada uno de los grupos de los alimentos, porque todos los grupos de los alimentos nos proveen nutrientes como hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua, que son importantes para nuestra salud y para nuestro cuerpo”, agregó Clemente.

Patrón de alimentación saludable para el corazón

La licenciada recomendó que las personas deben consumir frutas frescas o congeladas. Además, se deben consumir vegetales, y que abunden los colores verde, rojo, amarillo y anaranjado.

“Las frutas y los vegetales nos proveen vitaminas, minerales y fibra, y eso es muy importante para mantener una alimentación saludable y protección cardiovascular”, dijo Clemente.

De igual forma, las personas deben comer panes, cereales, pastas y galletas integrales que provean un alto contenido en fibra.

“Debemos limitar el consumo de las grasas saturadas. Estos tipos de grasas tienen el efecto de aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. ¿Cuáles alimentos contienen grasas saturadas? Las salchichas, la tocineta, las carnes con un alto contenido de grasa, la mantequilla, los mantecados y la leche entera son algunos de los alimentos que incluyen grasas saturadas”, expresó la nutricionista.

Las personas deben sustituir las grasas saturadas y las trans por las insaturadas. Las grasas insaturadas se encuentran en alimentos como el aceite de oliva y canola, el aguacate, las nueces y las semillas. Las grasas insaturadas ayudan a disminuir los niveles de colesterol en la sangre.

Asimismo, se debe ingerir una buena fuente de ácidos grasos como el omega-3, ya que tienen una función antiinflamatoria y son beneficiosos para el corazón, mencionó Clemente.

Las buenas fuentes de alimentos con ácidos grasos omega-3 son el salmón, el atún, la macarela, los arenques, las nueces y las semillas de linaza.

[También se debe] “limitar el consumo de azúcares añadidos. Así que, no es recomendable comer alimentos con alto contenido de azúcares como jugo, bizcocho o galletas, entre otros. ¿Por qué? Pues, normalmente, los mismos azúcares nos llevan a un aumento en peso”, agregó la dietista.

Otras recomendaciones que brindó la nutricionista son consumir menos de 2,300 miligramos de sodio al día, evitar las comidas congeladas y realizar actividad física por lo menos 150 minutos semanalmente.

Visitar a un nutricionista

Para crear un patrón de alimentación saludable que beneficie el corazón es bien importante visitar a un nutricionista para que se pueda adaptar esa alimentación al estilo de vida de cada persona.

“Cuando evaluamos a un paciente/cliente en base a su condición médica, en este caso la condición es del corazón, identificamos cómo es ese patrón de alimentación, cómo son sus estilos de vida, cómo evaluar su accesibilidad en términos de los alimentos, si prepara los alimentos el individuo o algún familiar, o si come afuera. Así que, tomando en consideración estos factores, realizamos la evaluación al paciente/cliente y lo individualizamos”, explicó Clemente.

Desafíos para una alimentación saludable para el corazón

La nutricionista señaló que los desafíos para mantener un patrón de alimentación saludable para el corazón son falta de educación nutricional y la inseguridad alimentaria que atraviesa Puerto Rico.

“A nivel individual, podemos disminuir estos desafíos con educación nutricional. Tenemos que educar en términos de cómo hacer una buena selección de los alimentos y qué nos van a ayudar a prevenir alimentarse bien”, afirmó Clemente, mientras que, a nivel de país, sugirió que deben existir más programas para subsanar el hecho de que las personas no tengan acceso a alimentos saludables.

La relación que hay entre un patrón de alimentación saludable y prevenir enfermedades cardiovasculares está evidenciada en el estudio “Asociación entre patrones de alimentación saludable y riesgo de enfermedad cardiovascular”, publicado por la revista médica JAMA Internal Medicine.

“El objetivo del estudio fue examinar las asociaciones dietarias de cuatro patrones de alimentación y ver cuál era el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Fue un estudio en donde se incluyeron hombres y mujeres. Como resultado, se pudo observar que llevar a cabo patrones de alimentación saludables están asociados a la disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares”, afirmó Clemente.

💬Ver comentarios