Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Larielys Nieves Rivera se graduó de la Escuela Superior Isidro A. Sánchez y cursa estudios en la prestigiosa Universidad de Berkeley, en California.
Larielys Nieves Rivera se graduó de la Escuela Superior Isidro A. Sánchez y cursa estudios en la prestigiosa Universidad de Berkeley, en California. (Suministrada)

Es probable que, a estas horas, Larielys Nieves Rivera ande cruzando a toda prisa el campus de la universidad estatal pública californiana, la prominente Berkeley, camino a su próxima clase del programa de bachillerato de Astrofísica, o quizá esté de vuelta. De camino, alguna palmera, cierta luz, acaso le recuerden Luquillo, su casa de hasta hace apenas unas semanas, pero la muchedumbre de diversos acentos y lenguas variadas, la agitación citadina, la retrotraen a la realidad, que antes fue un sueño.

La joven prepa puertorriqueña cobró notoriedad en el país, y aun en la diáspora, a raíz de un video que publicó y se regó a la velocidad de la luz en las redes, hasta alcanzar los principales medios de prensa. No es una chica desprevenida. Se había impuesto un riguroso régimen de búsqueda e investigación de todo cuánto implicaría aspirar a la universidad, desde un afán fijo: conocer el espacio sideral. Llenó libretas y libretas —unas quince, recuerda— con apuntes: programas, rankings, exigencias académicas, requisitos, fechas, localidades, costos y becas. Meses de trabajo en plena pandemia, de otoño a primavera: indagación, ponderación, decisión y acción. Y como salir de una nebulosa hasta tocar una luminosa estrella: así fue la travesía desde el tanteo hasta recibir la ansiada carta de admisión.

Tras esa grata sorpresa, un rotundo traspié: la inesperada denegación de una ayuda económica imprescindible, y de ahí, el famoso recuento en video, con el efecto casi inmediato de generosas aportaciones de la comunidad. Así, librado el obstáculo monetario, alunizó, por fin, en la universidad con una facultad especializada en su campo de interés.

Producto de la educación pública del país, Larielys creció en una familia de recursos modestos, alejada de la zona metropolitana. Afrontó los escollos comunes que han marcado a su generación huracanada, temblorosa, pandémica y en crisis fiscal. No era el suyo el panorama más favorable para sus ambiciones; entonces, ¿cómo lo consiguió? Fuerza preguntárselo. Ella misma es enfática en no ofrecer recetas. Si alguna, esa: no hay una sola forma de llegar a un objetivo. Para ilustrarlo, divertida, hace referencia a Google Maps: si se te pasa una salida, reconfiguras la ruta.

Está claro que este logro no se da en un vacío. ¿Qué puntos claves iluminan la constelación de sus ejecutorias? Algunos son especialmente reconocibles:

  • Una vívida pasión por el conocimiento, que le sirvió de motor: en su caso, saber más, si no todo, del espacio.
  • La exploración y el cultivo de múltiples intereses, entre actividades académicas, deportivas y extracurriculares.
  • Dedicado y constante esfuerzo a exceder en su desempeño académico y extracurricular.
  • Imbatible determinación para trazarse un plan y apegarse a su ejecución, con cuanto esfuerzo costase.
  • Haber sido capaz de “apagar” las voces desalentadoras.
  • Cierta inclinación a no ceñirse a fórmulas, y hacerse camino propio.
  • Un temperamento abierto a las oportunidades, a la colaboración, a la ayuda.
  • Presta a disfrutar con sus esfuerzos y logros, de los ratos de asueto, pocos que fuesen.

De avanzada

Graduada de la Escuela Superior Isidro A. Sánchez, la sobresaliente estudiante formó parte del Programa de Nivel Avanzado (PNA), de College Board LATAM, que permite tomar cursos de nivel universitario desde la secundaria. De este modo, se sirvió de asignaturas fundamentales, pero que ofrecen mayor reto que las clases curriculares. De cuatro materias, cursó Español, Inglés y Matemática General Universitaria, y lamenta no haber conseguido tomar Precálculo, que no tuvo quorum en su salón. Se examinó, mediante las pruebas correspondientes de cada curso, y aunque no obtuvo la convalidación de la universidad en el extranjero, valora el rigor, el desafío y la formación que le significó exponerse a clases adelantadas. Cuenta que las matemáticas de este semestre inaugural no le son en lo absoluto ajenas. Refiere con agradecimiento cuán fundamental fue el pulimento de sus ensayos de solicitud, que acometió con la mirada y cercano respaldo de su maestra de PNA en inglés avanzado.

Todo lo fue anotando en su currículum para presentar “su caso”, incluido un logro, que prefiguraba —ya desde undécimo grado— su prospectiva hazaña: consignado quedó haber obtenido la puntuación más alta en la PAA de su plantel. Fue desde la Isidro A. Sánchez que fraguó su estrategia, pasó “de etapa” y cambió el juego, que —en un continuo— demanda “alcanzar el próximo nivel”.

Larielys se apresta a cursar un doble bachillerato en Astrofísica y Ciencias Planetarias, confiada en que perseguirá la ruta trazada y, en cualquier caso, sabedora de que, andando trayecto, no será un problema que toque reconfigurar la senda.

BigFuture: planificación universitaria con recompensas

Si te propones ingresar en la universidad, allánate el camino con la guía de planificación universitaria Big Future, de College Board. A medida que “desbloqueas etapas” de pasos dirigidos en plazos definidos, obtienes la oportunidad de ganar becas de entre $500.00 y $40,000.00. Puedes solicitar a universidades en Puerto Rico y el extranjero. Infórmate en el sitio web: bigfuture.collegeboard.org.

Ganar “perspectiva sideral”

El espacio infinito, de alcance incalculable, es fuente de fascinación –incluso euforia– para Larielys Nieves Rivera; también le ofrece, digamos, perspectiva existencial. “Conocemos apenas un 4 % del espectro electromagnético visible…, hay millones de sistemas solares, trillones de galaxias, hasta donde alcanzan nuestros cálculos… No vemos lo pequeños que somos y estaremos aquí por muy poco tiempo”. No lo afirma con desaliento ni por tenerse en poco, sino con el asombro y la valoración de quien recién cobra conciencia de habitar un punto de esa inmensidad apenas explorada y conocida. Aquí y ahora, convencida de que, ante tanta plenitud, no hay tiempo ni espacio para insignificancias.

La autora es directora asociada y editora de Gestión de Mercados en College Board LATAM.

💬Ver comentarios