Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Cuando el paciente se presenta al consultorio del especialista con una alta sospecha de que pudiera tener alguna anomalía en la sangre, el médico se encargará de levantar un historial clínico de signos y síntomas.
Cuando el paciente se presenta al consultorio del especialista con una alta sospecha de que pudiera tener alguna anomalía en la sangre, el médico se encargará de levantar un historial clínico de signos y síntomas. (Shutterstock)

Por lo general, sabemos que existen muchos tipos de cáncer que afectan las células de la sangre. Sin embargo, la leucemia se sigue percibiendo como uno de los más conocidos. No obstante, gracias a la visibilidad que últimamente ha adquirido el mieloma múltiple, muchas más personas han podido ser diagnosticadas y tratadas por esta condición.

¿Qué es el mieloma múltiple?

Esta condición es una de muchos tipos particulares de cáncer de la sangre.

“Se está hablando más sobre el tema”, dijo el doctor Alexis Cruz Chacón, hematólogo oncólogo con subespecialidad en transplante de médula ósea para pacientes adultos. “En realidad, es uno de los tipos de cáncer de sangre más comunes”, indicó Cruz Chacón, quien, además, dirige el Programa de Trasplante de Médula Ósea en el Hospital Auxilio Mutuo.

El especialista explica

Cruz Chacón afirmó que el mieloma múltiple comprende un diez por ciento de las malignidades hematológicas que existen. “Ocurre, mayormente, en adultos mayores. La edad promedio (para su diagnóstico) es 69 años”, explicó el especialista. “En Puerto Rico, las últimas estadísticas (sobre el mieloma múltiple) confirmaban sobre 1,300 casos entre 2014 y 2018″, dijo.

“Es un tipo de cáncer en la sangre que es mucho más común de lo que se puede pensar. Gracias a los adelantos científicos, hemos podido identificar a más pacientes, por eso es que ahora quizá parece que hablamos más del tema”, admitió Cruz Chacón.

El detalle importante que mencionó el doctor tiene que ver con la búsqueda minuciosa de síntomas compatibles con el diagnóstico. “Es una enfermedad que puede pasar inadvertida, así que, al aumentar la educación y la conciencia (sobre su existencia), tanto los médicos como los mismos pacientes sirven para enfocarnos en esa área de cuidado de salud”, señaló.

¿Cómo se diagnostica?

Para que se diagnostique la condición, es necesario identificar crecimientos anormales de la célula plasmática (o del plasma, un componente líquido que constituye más de la mitad del contenido de la sangre). “Esa célula plasmática es un tipo de linfocito, que forma parte del sistema inmunológico; su función normal es producir anticuerpos”, indicó.

Cruz Chacón expuso que, con la presencia de la condición, la célula plasmática se transforma y comienza a dividirse de manera constante o descontrolada. “Eso causa que se inflitre en la médula ósea y perjudique a otras células de la sangre, quitándoles espacio a otros componentes del sistema de defensas del cuerpo”, agregó el especialista. “Otro problema que puede causar el mieloma múltiple es el debilitamiento de los huesos, lo que puede causar fracturas o dolor óseo persistente, así como daños en los riñones”, afirmó.

Cuando el paciente se presenta al consultorio del especialista con una alta sospecha de que pudiera tener alguna anomalía en la sangre, el médico se encargará de levantar un historial clínico de signos y síntomas:

  • lesiones en los huesos o fracturas sin haber tenido una caída,
  • bajos niveles de hemoglobina,
  • fallo renal agudo,
  • nivel elevado de calcio en la sangre.

Muchas veces, ocurre un desvío hacia el especialista en reumatología, por el asunto de los dolores. “Cuando el especialista ve los resultados de laboratorio, entonces lo refiere al hematólogo oncólogo, porque ya tiene conciencia de los síntomas”, apuntó Cruz Chacón.

El hematólogo hará las pruebas de sangre y orina para determinar que, en efecto, hay niveles altos de proteínas que se asocian con el desarrollo de la condición. También hay que realizar una biopsia de la médula ósea; si esta arroja un resultado de más de diez por ciento de presencia de células, se puede confirmar que, en efecto, se trata de mieloma múltiple. “También hacemos pruebas de imágenes como CT Scan o MRI”, mencionó.

El tratamiento

Confirmado el diagnóstico, Cruz Chacón hizo una aclaración pertinente: no todos los pacientes diagnosticados necesitan comenzar tratamiento de inmediato. “El tratamiento se comienza, si el paciente tiene síntomas como niveles altos de calcio (que pueden indicar daño renal), así como niveles bajos de hemoglobina y lesiones en los huesos”, indicó. “Si el paciente no presenta los síntomas, lo mantenemos en observación cada tres meses”.

Cruz Chacón especificó que el tratamiento del mieloma múltiple se realiza con medicamentos que no son comunes para el cáncer.

“La terapia de combinación se inicia para estos pacientes y se recomienda, en la inmensa mayoría de los casos, un trasplante de médula ósea autólogo (o sea, que provienen del mismo paciente)”, mencionó el médico. Una vez que se realiza el trasplante, se le dan tratamientos de quimioterapia para consolidar la terapia de combinación. “Ese tratamiento no aplica a todos los pacientes”, aclaró el especialista. “Es una decisión que se toma de acuerdo con la edad del paciente, su condición física y otros factores”, dijo.

Otras alternativas de tratamiento incluyen:

  • La inmunoterapia, en la que, con la ayuda de unos medicamentos específicos, se estimula a que el propio sistema inmunológico elimine las células malignas. “Son alternativas a los tratamientos que ya tenemos, para darle al paciente más armas que le ayuden a combatir la condición”, subrayó.
  • La terapia celular: Con el advenimiento de los anticuerpos monoclonales, así como con los estudios que se realizan constantemente, la visibilidad del mieloma múltiple como una condición importante aumenta. “También existe la terapia celular, que ‘entrena’ a los linfocitos del paciente para que detecten y eliminen las células malignas”, añadió Cruz Chacón.

¿Qué ocurrirá en el futuro?

El paciente que ya ha tenido sus tratamientos –que no pasan de dos, según confirmó Cruz Chacón– seguirá con un mantenimiento porque, contrario a otros tipos de cáncer en los que, con una cirugía, el paciente puede eliminar por completo el cáncer, la situación es diferente.

“Todas las alternativas que mencioné (para el tratamiento) son producto de la investigación científica, y estoy seguro de que continuarán mejorando, según los avances médicos descubran maneras más efectivas para tratarlo”, enfatizó.

“Lo importante es que sigamos hablando de este tema en todos los foros posibles para que más gente se eduque: pacientes, médicos e investigadores”, culminó el especialista.

💬Ver comentarios