Es, precisamente, el concepto de socio-dueño el que tanto llama la atención de las cooperativas de ahorro y crédito.
Es, precisamente, el concepto de socio-dueño el que tanto llama la atención de las cooperativas de ahorro y crédito. (Shutterstock)

Para el 2009, en Puerto Rico había unos siete bancos, tres de ellos eran internacionales. Doce años después solo quedan tres y ninguno de ellos es internacional. Así que las instituciones que están ocupando el espacio de ofrecer servicios financieros hoy día son las cooperativas, aseguró el economista Heriberto Martínez.

No es casualidad el auge que han tomado las cooperativas en Puerto Rico; hay razones de peso para ello, y es que lo que las distingue de otras entidades financieras tradicionales, dijo Martínez, es que son unos modelos empresariales donde anualmente la Junta de Directores y los Directores Ejecutivos tienen que rendir cuentas ante los socios que las componen. Son empresas donde los socios tienen un voto y se reúnen anualmente para deliberar democráticamente cuál debe ser el futuro de la empresa.

“Los beneficios varían de país en país. En Puerto Rico ha sido un modelo muy exitoso. Eso tiene que ver con la situación de desarrollo económico desigual y eso provoca ciertas dinámicas de solidaridad. Así que las personas apuestan por este modelo porque los socios pueden participar de las decisiones que se toman. Un gran beneficio es que, con el sistema de cooperativa, se distribuye el riesgo entre todos los que apuestan a esa empresa. Eso hace bastante atractiva la idea de emprender”, sumó Martínez.

Es, precisamente, ese concepto de socio-dueño el que tanto llama la atención.

“Las cooperativas están creadas para dar el mejor servicio a sus socios y maximizar las ganancias y distribución de dividendos. Si una persona está buscando donde poner su dinero y obtener los mejores servicios en tarjetas de crédito y préstamos, lo mejor es la cooperativa. Por el concepto de socio-dueño es que se da un servicio tan personal y cercano. Otro factor es que la cooperativa sale de los propios dueños. Las cooperativas tienen a los socios en el lugar donde se desarrolla la empresa y por eso hay una relación más cercana”, sostuvo el economista, quien se ha destacado en el estudio de las cooperativas en Puerto Rico.

Calor humano y más accesibilidad

En este sentido, Martínez manifestó que para el sector financiero sería beneficioso acoplar esa dinámica de ofrecer servicios con el calor humano que caracteriza a las cooperativas, sobre todo porque estamos viviendo una época de excepción.

“Estamos atravesando la pandemia de COVID-19, hace unos años tuvimos los temblores y el huracán María, todo eso hace que la gente esté buscando solidaridad y si la banca privada entendiera que los principios para ofrecer servicios debe ser el bienestar común, eso puede ser más beneficioso para ellos y para Puerto Rico”, mencionó el pasado presidente de la Asociación de Economistas de Puerto Rico.

Precisamente, a raíz de la pandemia, muchas cooperativas se han movido a ofrecer más servicios y, a la vez, se han actualizado, agregando mayores recursos tecnológicos para beneficio de sus socios. Muestra de ello es que en Puerto Rico cada vez hay más cajeros automáticos y transacciones digitales disponibles.

💬Ver comentarios