Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Encaramadas a una altitud de 7,054 pies, las estatuas son parte de un complejo de templos y tumbas que el rey Antíoco I, del antiguo reino de Commagene, construyó como un monumento a sí mismo. (Foto AP / Emrah Gurel)

Enclavado en un apartado y poco conocido rincón al sureste de Turquía se encuentra un monumento hecho por el hombre que recibe cientos de visitas al día y que ha ganado fama en los pasado años.


💬Ver 0 comentarios