Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)
Interior de una casa particular en Cienfuegos.

Cuba no es el típico país. De eso no cabe duda. Existen un sinfín de peculiaridades y excentricidades en esta nación capaz de enamorar a cualquier viajero. La mayoría de turistas que arriba al país se centra en los lugares de interés de la capital habanera o en los hoteles de lujo de Varadero, que son, sin duda, paraísos que atraen a miles de extranjeros cada año. Sin embargo, para conocer la verdadera Cuba hace falta explorarla desde una perspectiva un poco diferente a lo que ofrecen las agencias de viaje y las estrictas agendas turísticas. Alejarse de los caminos más frecuentados y compartir un trozo de la vida de los locales se torna imprescindible para un viajero que desee conocer lo que es la verdadera Cuba y acercarse a su legado cultural. 

Después de pasar dos semanas en esta nación viviendo de cerca la realidad que afrontan sus habitantes les ofrezco unos consejos útiles para aquellos que buscan una experiencia diferente, inigualable, que seguramente dejará una huella en su vida.

Hospedaje en casas particulares

En Cuba existe un tipo de alojamiento diferente a lo que ofrecen la mayoría de los países del mundo. No se trata de hoteles, hostales, pensiones, bed and breakfast, ni lugares semejantes. Se llaman casas particulares y son residencias cubanas donde viven familias típicas que han adquirido una licencia especial para destinar una o más habitaciones para alquilar a viajeros. Se tornaron populares desde 1997 cuando el gobierno cubano permitió a los residentes convertir sus residencias en negocios privados para de esta manera proveer una nueva fuente de ingreso. Dicho esto, las casas particulares no son únicamente una llave para conocer la verdadera Cuba, sino que también contribuyen al mejoramiento del estándar de vida de estas familias.  Su costo es asequible ($ 25 a 35 la noche), se encuentran en prácticamente todos los rincones del país y aunque algunas se llenan bastante rápido en la época alta del turismo (noviembre-marzo), la mayoría pueden reservarse por Internet o directamente a su llegada. 

¿Por qué alojarse aquí?

En las casas particulares es posible obtener una mirada de cerca a lo que viven las familias locales, entablar relaciones amistosas con estas personas, hacer contactos de viaje y obtener consejos de cómo moverse por la isla, qué lugares de interés visitar y degustar ricos platos preparados por las mismas personas de la casa o en paladares (pequeños restaurantes que sirven comida típica y casera). Algunas de las habitaciones que se alquilan en estas casas son modestas y pequeñas, mientras que otras son espaciosas y lujosas, cuentan con impresionantes balcones y jardines interiores al estilo colonial, y mejor aún, en casi todas hay acondicionador de aire, baños limpios y todo lo que necesitas para tu estadía. El precio de las comidas en las casas particulares es también muy barato y puede acordarse una vez se haya instalado en la casa (desayunos entre $ 3 a5 y almuerzos o cenas entre $ 8 a 10) dependiendo de los intereses de cada viajero. Para hacer una búsqueda de la casa particular cubana que mejor se ajuste a tus necesidades, puedes consultar: www.casaparticular.com/.

¿Cuáles recomiendo?

La Habana - En la capital del país prácticamente en cada cuadra encontrarás una casa particular para cada gusto. Las puede identificar por un cartelito azul con dos triángulos blancos que dice Arrendatario Divisa a las afueras del hogar, que indica que el propietario ha pagado el impuesto al gobierno destinado a este negocio particular. Después de conocer varias, doy fe de que una de las más bonitas es la Casa Habana (calle Habana #209, entre Empedrado y Tejadillo), una bella vivienda colonial de estilo art deco, construida en 1932. El ambiente es muy acogedor y cuenta con una amplia sala y comedor decorado con un gusto exquisito, terraza desde donde podrás degustar un café cubano y disfrutar de una vista de toda la Habana. El personal es muy hospitalario, el servicio excelente y está localizada justo en medio de la Habana Vieja, cerca de todos los lugares de interés, bares, hoteles, plazas principales, entre otros. Puedes reservar una habitación en: www.tripadvisor.com, www.havanacasaparticular.com o por medio de cualquier agencia de turismo.

Cienfuegos - En esta ciudad, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 2005 por su moderno centro urbano, arquitectura francesa y a pasos del Parque Martí, se encuentra la casa particular Martha (calle 27 # 52205/ tel. (53) 43 515391), una de las residencias más antiguas de está localidad costera. La casa se caracteriza por su amplio balcón desde donde disfrutarás de la brisa de La Perla del Sur, una terraza con vista panorámica, habitaciones amplias y un ambiente acogedor. Es recomendable hacer una corta parada en esta ciudad para recorrer el centro histórico, hacer un paseo en carreta de caballos, admirar los atardeceres en la bahía de Cienfuegos y su malecón, antes de partir a otras localidades del interior del país. 

Trinidad - Esta ciudad en el centro de la isla, a aproximadamente cinco horas en carro desde La Habana, parece haberse detenido en el tiempo. Es la capital de la provincia de Sancti Spiritus, la tercera villa establecida por los españoles en 1514 y un lugar ideal para conocer la verdadera Cuba, tomar aire fresco y alejarse del frenesí de la capital. Es considerada una de las ciudades coloniales mejor preservadas de América, Patrimonio Cultural de la UNESCO y sus habitantes son por lo general personas humildes, encantadoras, que profesan gran amor por su ciudad. En el centro histórico verás todas las calles de piedra y podrás disfrutar de una gran variedad de vida cultural asequible por medio de museos (el Museo de la Revolución, Municipal, de Arquitectura, Romántico, entre otros) y, sobre todo a través de su música. 

¿Dónde deben ir los amantes de la música?

La música constituye una de las bases más características del legado cultural cubano. La cantidad de músicos verdaderamente talentosos que existe en la isla y dedican sus vidas a este arte es impresionante. Algunos tocan en bares o restaurantes turísticos donde se cobra la entrada, otros en antros menos populares y, en ocasiones es posible ver a grupos de fama mundial en vivo en hoteles o centros culturales. Por esta razón, vale la pena preguntar o conseguir la Cartelera, una publicación de distribución gratuita, para obtener información sobre los espectáculos que habrá en ese momento para no perder la oportunidad de presenciar a grupos tocando exquisitos ritmos anónimos y otros tan famosos como Buena Vista Social Club. 

La música es una parte integral de la vida de los cubanos y cada rincón es capaz de convertirse en un animado concierto con personas bailando, tocando instrumentos y componiendo ritmos. Si te encuentras en la Habana, los bares alrededor de la Plaza de la Catedral suelen ponerse muy animados, así como otros por el Malecón, donde es posible disfrutar de cerca de este divertido ambiente que ofrece la vida nocturna de la capital cubana. Algunos de los más característicos bares donde acuden los turistas y merece la pena darse una vuelta son: La Bodeguita del Medio, El Floridita, La Casa de la Música, Habana Café y Tropicana, entre otros. Para una experiencia auténtica recomiendo el muy concurrido Café París (esquina de la calle San Ignacio y calle Obispo, Habana Vieja), donde se suelen mezclar tanto locales como viajeros y donde podrás degustar un rico mojito y si tienes suerte, bailar al ritmo del magnífico grupo, Corazón de Fuego. 

Para información sobre este destino turístico, contacta a tu agente de viajes.


💬Ver 0 comentarios