El Lago Garzas ofrece espectaculares vistas. (Archivo GFR Media)

Una de las veces que visité Adjuntas y que quedó en mis gratos recuerdos, fue hace unos 12 años. Fui con un grupo, todos en motoras, y tras un viaje de varias horas y un gran diluvio, finalmente llegamos y nos hospedamos en Monte Río. Este un hotel, con aire acondicionado y restaurante, que está en el pueblo y que tiene una vista hermosa a la montaña con la forma de un hombre acostado con la cara hacia arriba, o sea, con vista al “Gigante Dormido”; de ahí uno de los cognomentos de este pueblo de la región central, fundado en 1815.


💬Ver 0 comentarios