Si necesitas llevar en el avión medicamentos que necesiten mantenerse refrigerados, puedes llevar una neverita pequeña de viaje con placas de hielo dentro para conservar la temperatura. (Shutterstock)

Tener una condición de salud, no debe ser un motivo para no viajar y disfrutar de las atracciones y las ventajas de conocer nuevos países y culturas. Lo importante es que, ya sea si padeces de una enfermedad crónica y necesitas medicamentos recetados, o quieres llevar algunos por si surge cualquier dolencia durante el viaje, que conozcas las reglas de seguridad en los aeropuertos y en los países que vas a visitar.

Según la revista estadounidense de defensa del consumidor, Consumer Reports (CR), es muy importante empacar los medicamentos adecuadamente y asegurarse de llevar suficiente para la duración del viaje, más el valor de una semana adicional. “Se recomienda guardarlos en sus envases originalesy llevarlos en su equipaje de mano para mayor seguridad, en caso de que el equipaje se pierda o no llegue a tiempo”, aconseja la publicación.

De la misma forma, destaca que hay medicinas específicas que nunca debes olvidar. Entre ellas, la insulina si eres diabético, para el tratamiento de la hipertensión, el hipotiroidismo, colesterol o cualquier otra enfermedad crónica que requiera de un cuidado diario. “Es mejor llevarlas de casa y tener una receta médica para asegurarnos que no se nos requisen ni sean consideradas drogas. Aparatos de asma si tenemos asma, anticonceptivos seguros y lentes de contacto desechables de emergencia, especialmente si nuestra graduación es alta, también conviene llevar”, agrega.

Aquí otras recomendaciones que ofrece Consumer Reports:

1. Empaque su información médica. Asegúrese de tener una tarjeta de seguro actualizada en su billetera. Ponga la información de contacto de sus proveedores de atención médica en su teléfono en caso de que necesite una referencia. Además, lleve una lista de todos sus medicamentos y dosis.

2. Se recomienda tener copias en papel de las recetas y una nota del médico si lleva jeringuillas.

3. Antes de viajar consulte con su compañía de seguros. La mayoría de las aseguradoras tienen contratos con cadenas nacionales de farmacias minoristas que le proporcionarán resurtidos una vez que su médico se comunique con ellos.

4. Pregúntele a su asegurador con anticipación cómo define una emergencia y qué se cubrirá si necesita tratamiento fuera de casa. Averigüe si tiene una aplicación móvil que puede ayudarlo a encontrar salas de emergencias, centros de atención urgente, farmacias y médicos que la compañía cubre a lo largo de su ruta o solicite una lista de su asegurador.

5. Si necesitas llevar en el avión medicamentos que necesiten mantenerse refrigerados, puedes llevar una neverita pequeña de viaje con placas de hielo dentro para conservar la temperatura.

6. Evita, en la medida de lo posible, llevar medicamentos en un pastillero, pues al no tener el envase original pueden provocar sospechas.

La publicación también recomienda que, de cuatro a seis semanas antes de salir de viaje, preguntes a tu médico si estás al día con las vacunas recomendadas, como la vacuna contra la influenza y la antitetánica. De hecho, se estima que casi el 50% de los adultos mayores de 65 años de edad no están al día con la vacuna antitetánica.

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) también advierten que si te diriges a un país en desarrollo o a una región tropical, debes preguntar por las vacunas no comunes (como la de la hepatitis A, fiebre tifoidea y fiebre amarilla), así como sobre los medicamentos especiales, como los antimaláricos) que se recomiendan o son obligatorios en determinadas regiones.


💬Ver 0 comentarios